pias explicacion

¿Qué es un PIAS y por qué seguramente no te conviene?

Si has dedicado, aunque sea poco tiempo, a revisar y comparar productos de ahorro e inversión, es más que probable que te hayas encontrado con los PIAS. Se trata de un producto que a menudo se presenta como una solución realmente eficaz para la planificación financiera y que ofrece, sobre el papel, promesas de rentabilidad interesante y algunos beneficios fiscales.

¿Estás preparando tu jubilación? Descubre por qué un PIAS podría no ser tu mejor opción

Sin embargo, merece la pena dedicar algo más de tiempo a la revisión de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (este es el nombre del producto), tanto para valorar el tipo de producto que son como para entender si realmente son tan interesantes o no, y en su caso, qué alternativas podrían resultar más atractivas realmente.

¿Qué es un PIAS?

Creo que no te resultará difícil haber deducido que los PIAS no son una herramienta financiera a la que le tengo mucha devoción.

Aunque es cierto que reúne algunas características de los productos de inversión a largo plazo, tiene otros elementos y mecanismos que lo convierten en un modelo de inversión muy específico.

🔍 Primero, vamos a entender qué son y cómo funcionan estos planes de ahorro.

Se trata de un instrumento de inversión que se enmarca dentro de los seguros de vida ahorro. El origen de este producto es facilitar el ahorro a largo plazo, y a la vez, generar una renta vitalicia proyectada al finalizar el período de acumulación.

🌱 Estos productos se comercializan generalmente bajo el atractivo de ser un complemento a las pensiones de jubilación futuras, añadiendo ciertos beneficios fiscales.

Conviene un PIAS

¿Cómo funcionan los PIAS?

💰 Aportaciones: Es importante valorar en primer lugar el apartado de aportaciones, ya que, al concebirse como un producto a largo plazo, tiene algunas características muy a tener en cuenta.

La primera es que tu límite de aportación no podrá superar los 8000 € anuales, pero tampoco podrás superar los 240.000 € en todos los PIAS. Por otro lado, el tipo de aportación es bastante flexible: puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.

🔍 Rentabilidad: La rentabilidad de un PIAS varía según la política de inversión del fondo asociado. Algunos fondos pueden estar enfocados en activos de renta fija, que suelen ser menos volátiles, mientras que otros pueden incluir una proporción de renta variable, buscando una mayor rentabilidad a cambio de un riesgo incrementado.

🏦 Fiscalidad: Uno de los grandes atractivos del PIAS es su régimen fiscal. Los rendimientos generados dentro del plan no se tributan hasta que se decide retirar el dinero en forma de renta vitalicia, tras al menos cinco años desde la primera aportación. Este beneficio fiscal hace que los PIAS se enfoquen en el ahorro a largo plazo.

Rescate: Aunque es posible rescatar el dinero acumulado en cualquier momento, hacerlo antes de tiempo puede tener consecuencias fiscales adversas y resultar en la pérdida de los beneficios fiscales prometidos. Por lo tanto, es crucial considerar el PIAS como una inversión a largo plazo.

Tipos de PIAS

Como es lógico, no existe un único modelo o formato de PIAS; estos que te voy a presentar serían los más comunes a fecha de hoy en el mercado.

🏦 PIAS de Renta Fija: Invierten fundamentalmente en bonos e instrumentos de deuda. Se orientan en mayor medida a inversores muy conservadores que desean añadir un poco de riesgo a la inversión. Obviamente, la rentabilidad es más baja que en otras propuestas, pero, a cambio, sobre papel es más predecible.

📈 PIAS de Renta Variable: como su propio nombre indica, en este caso la inversión se dirige a valores que pueden fluctuar según los movimientos de mercado, como por ejemplo las acciones. Por su misma concepción, puede proponer un potencial mayor de rentabilidad a largo plazo, pero, a la vez, presenta mayor volatilidad y riesgo.

⚖️ PIAS Mixtos: Combinan elementos de renta fija y renta variable para balancear riesgo y rentabilidad. Esto permite a los inversores beneficiarse de las oportunidades de crecimiento de la renta variable, mientras que la renta fija proporciona una cierta estabilidad a la inversión.

🔒 PIAS Garantizados: En este caso, la propuesta ofrece al inversor la posibilidad de recuperar el capital invertido de manera garantizada, e incluso, en algunos casos, algunas rentabilidades mínimas garantizadas. Obviamente, se trata de productos con rentabilidad muy baja en comparación a la mayoría de productos de inversión. Por tanto, sería un modelo orientado a perfiles extremadamente conservadores.

🔄 PIAS Dinámicos: Estos son gestionados activamente con el objetivo de adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado. La composición de la cartera puede variar significativamente con el tiempo según el criterio del gestor, buscando optimizar la rentabilidad y controlar los riesgos.

Como ocurre con cualquier producto financiero de inversión, las características de estos diferentes tipos de PIAS tratan de acomodarse a los diferentes perfiles de riesgo de los inversores.

Si estás decidido a contratar nuestros productos, obviamente deberás elegir aquel que más se ajuste a tu nivel de tolerancia al riesgo.

La fiscalidad de los PIAS

Voy a dedicar un apartado único al tema de la fiscalidad en los PIAS. Esto lo hago porque, realmente, el modelo fiscal que este producto propone es una de las banderas de enganche de su comercialización. Y aunque, como verás, tiene algún atractivo innegable, a la vez encierra algunos peligros muy a tener en cuenta.

✅ La ventaja significativa de este producto tiene que ver con su finalidad: constituir una renta vitalicia después de un periodo mínimo de cinco años de inversión. Este periodo mínimo, hasta la anterior reforma fiscal era de 10 años.

La renta vitalicia es un producto que, una vez activado, entrega pagos sistemáticos, generalmente mensuales, desde el momento de la solicitud hasta el fallecimiento del beneficiario. Es decir, el usuario aporta el capital acumulado y la aseguradora le garantiza un pago mensual predeterminado hasta su fallecimiento.

Dicho de otro modo, si acumulas aportaciones al producto durante más de cinco años, y el momento de su rescate lo convierten en una renta vitalicia, solo se grava un 8% (dependiendo de la edad) sobre el rendimiento que has obtenido, es decir, se trata de una tributación realmente favorable.

👉 Por ejemplo, si has invertido 50.000 euros en un PIAS y, tras varios años, el valor acumulado es de 70.000 euros, la renta que recibas de este capital estará sujeta a una tributación favorable: solo se grava una parte del rendimiento obtenido, dependiendo de tu edad al momento de rescatar el plan.

Supongamos que decides comenzar a recibir la renta a los 65 años, en este caso, solo el 8% de cada pago se considerará rendimiento del capital mobiliario y estará sujeto a impuestos.

Ejemplos de Rescate de PIAS en forma de Renta Vitalicia

Edad al Rescate% de la Renta Imponible
Menos de 40 años40%
40 – 49 años35%
50 – 59 años28%
60 – 65 años24%
66 – 69 años20%
70 años y más8%

Hasta aquí, todo correcto, este es el potencial fiscal de este producto cuando se emplea tal como está concebido. Sin embargo, cualquier otra fórmula que utilices para rescatar el plan, acarrea otras consecuencias.

Por ejemplo, si decides retirar el plan en un pago único antes de cumplir los requisitos para la renta vitalicia o antes de que transcurran los cinco años, te vas a encontrar ante un panorama realmente diferente.

Todas las ganancias van a estar sujetas a la tributación como rendimientos de capital mobiliario desde el primer euro con las tasas correspondientes.

📊 Es decir, realmente la flexibilidad para manejar tu inversión está limitada por estructuras fiscales que, en este caso, se orientan exclusivamente a beneficiar a la renta vitalicia, pero que no aporta ninguna ventaja en cualquier otra situación.

¿Por qué no recomiendo los PIAS?

Ya has visto anteriormente que, aunque los PIAS pueden tener una fiscalidad muy ventajosa manteniendo la estructura original para la que están concebidos, no son nada flexibles en caso de tener que afrontar otro tipo de situaciones.

Esto, ya en sí mismo, es una desventaja, ya que una de las cosas que siempre hay que tener en cuenta es tratar de que nuestras inversiones sean flexibles y que se adapten a las diferentes etapas que pueden suceder en nuestra vida.

Pero, además de esto, encontramos algunas desventajas añadidas:

Tienen comisiones generalmente elevadas: se pueden encontrar comisiones de depósito, de gestión, y otro tipo de tarifas que repercuten en la rentabilidad final.

💸 Lo cierto es que, de media, se trata de comisiones más altas que la de otros productos de inversión, y esto, a largo plazo puede erosionar el ahorro.

Liquidez limitada: por sus propias características no es un producto que brille por su liquidez.

🔒 Fíjate que si rescatas tu dinero antes de tiempo puedes tener penalizaciones más que significativas, además, perderías el beneficio fiscal.

La rentabilidad es incierta: la no adinerada rentabilidad va a depender de los fondos o activos en los que se invierta. Dependiendo del tipo de producto elegido, te vas a exponer a la volatilidad del mercado, pero sin la flexibilidad de otros productos que te permiten moverte con mayor rapidez.

📉 Además, si comparas la rentabilidad, incluso en las estrategias más conservadoras, con otros productos similares, se ve lastrada por los costes y comisiones habitualmente.

Complejidad y falta de transparencia: para el inversor medio no se trata de un producto sencillo.

🤔 En muchos casos vas a encontrar falta de transparencia en la estructura de comisiones e incluso la política de inversión. Esto hace que sea complejo tomar decisiones informadas.

rentabilidad de PIAS

Fondos indexados: la mejor alternativa a los PIAS

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) son promovidos como herramientas eficaces para la jubilación, pero ¿sabías que existen alternativas más flexibles y posiblemente más rentables?

A nada que me conozcas un poco, ya sabes que los fondos indexados son una de las herramientas de inversión que más me gustan, y las que realmente creo que aportan la posibilidad de generar estrategias de ahorro e inversión a largo plazo sólidas.

Si comparo lo que aporta, a mi entender, un fondo indexado en relación a un PIAS, encuentro aspectos tan relevantes como estos:

Menores comisiones

📉 Uno de los principales beneficios de los fondos indexados es su estructura de costos baja. A diferencia de los PIAS, que suelen tener comisiones elevadas de gestión y otras tarifas asociadas, los fondos indexados típicamente cobran comisiones mucho menores.

Esto se debe a que los fondos indexados siguen un enfoque de gestión pasiva, replicando el rendimiento de un índice específico sin necesitar una gestión activa constante, lo que reduce significativamente los costos.

Mayor transparencia

🔍 Los fondos indexados son conocidos por su alta transparencia. Los inversores tienen acceso claro y directo a la información sobre qué activos contiene el fondo, cómo se está desempeñando, y cuáles son exactamente los costos asociados. Esta transparencia facilita la toma de decisiones informadas y mejora la confianza en la inversión.

Rentabilidad más consistente

📈 Históricamente, los fondos indexados han demostrado ofrecer una rentabilidad más predecible y a menudo superior a largo plazo en comparación con los PIAS y otros productos de inversión gestionados activamente.

Al replicar índices como el S&P 500 o el NASDAQ, estos fondos se benefician de la tendencia general del mercado a crecer con el tiempo, lo que puede resultar en mejores retornos ajustados al riesgo.

Flexibilidad y accesibilidad

💡 La liquidez que te va a ofrecer un fondo indexado es mucho mayor que la que te ofrece el PIAS. En cualquier momento puedes comprar o vender tus participaciones sin penalizaciones significativas, lo que te ofrece una flexibilidad vital si tus circunstancias financieras cambian.

Además, como también son flexibles a la hora de las aportaciones, y permiten invertir desde pequeñas cantidades, democratizan mucho el acceso a la inversión, convirtiéndose en un producto financiero realmente accesible.

Tratamiento fiscal eficiente

💰 Fíjate, incluso en el tratamiento fiscal, aunque lógicamente no es el mismo, te diría que los fondos indexados son más eficientes en relación a los PIAS.

Si bien es cierto que estos últimos brillan cuando se estructuran como renta vitalicia, los fondos indexados, que sólo tributan en el momento del rescate, permiten esa especie de fiscalidad diferida que, en términos de coste y de menor rotación de cartera, resulta en una carga fiscal reducida para las ganancias de capital.

Es decir, a largo plazo, es muy atractivo desde el punto de vista financiero: ten en cuenta que no tributan cuando traspasas de un fondo a otro.

CaracterísticasPIASFondos Indexados
Inversión Inicial RequeridaBaja, pero con opciones limitadas de fondosBaja, con acceso a una amplia gama de mercados globales
Rentabilidad Anual PromedioGeneralmente más baja debido a restricciones de inversión y comisionesAlta, con potencial de aprovechar el crecimiento completo del mercado
Beneficios FiscalesBeneficios sólo al convertir en renta vitalicia, con condiciones restrictivasFlexibilidad en el manejo de impuestos con oportunidades de planificación fiscal
Nivel de RiesgoDependiente del tipo de fondo, con menos control sobre la inversiónDiversificación amplia reduce el riesgo, mejora el control sobre la inversión
LiquidezBaja, penalizaciones significativas por rescate anticipadoMuy alta, permite acceder a fondos rápidamente y sin penalizaciones

Los fondos indexados no solo proporcionan una alternativa robusta a los PIAS por su estructura de bajo costo y rendimiento sólido, sino que también ofrecen mayor claridad y flexibilidad.

Propuestas tan completas como la de los Fondos Indexados de MyInvestor, traen consigo una enorme variedad de opciones, para todos los perfiles de inversor, con bajas comisiones, alta flexibilidad y seguridad: es decir, totalmente adecuados para la construcción de esa cartera de inversión a largo plazo que es la base de un inversor inteligente.

Mi opinión sobre los PIAS

Hemos repasado juntos todos los aspectos relevantes de los PIAS.

A la vez, nos hemos detenido en sus fortalezas y sus debilidades, y te he explicado los motivos por los que creo que realmente no es un producto tan atractivo como a veces lo pintan.

Los PIAS pueden ser adecuados para aquellos que buscan específicamente beneficios fiscales al retirar su inversión en forma de renta vitalicia y están dispuestos a comprometerse a largo plazo con restricciones de liquidez y potencialmente altas comisiones.

No obstante, estos factores representan limitaciones significativas que reducen el atractivo de los PIAS como herramienta de inversión.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas