seguros medicina

¿Cómo elegir un buen seguro médico?

No hay nada más importante en la vida que la salud y un seguro médico privado es una forma de cuidar de ella en los términos que tú elijas y no en los que marque la sanidad pública.

Para que el seguro médico cubra efectivamente esas necesidades, hay que saber escoger una póliza adecuada para tu caso.

Los seguros médicos están entre los más complejos por tres motivos:

1. Hay varios tipos y modalidades que debes conocer.

2. Cuentan con infinidad de límites y exclusiones.

3. El factor geográfico sí cuenta, porque si tienes que usarlo querrás ir a un hospital cerca de casa.

Esos tres elementos hacen que elegir un seguro médico no sea cosa de ver cuatro ofertas y contratar.

Estas son las claves a valorar para escoger el seguro de salud adecuado para ti.

➡️ Tipos de seguros médicos

Para empezar, existen 3 tipos de seguro de salud que funcionan de forma diferente:

tipos seguro medico

Seguro de salud de cuadro médico

Son los más contratos y se pueden definir como el seguro médico básico.

– Con un seguro de cuadro médico puedes acceder a los servicios de los profesionales y los centros médicos concertados con la aseguradora.

En otras palabras, no puedes elegir el médico al que quieres ir. Tendrás que escoger entre la oferta que te presente la aseguradora.

Aquí entran normalmente sus centros propios y grandes grupos hospitalarios como H&M Hospitales, Quirónsalud, Vithas o HLA, por poner algunos ejemplos

Seguro de salud de reembolso de gastos

Con este tipo de seguro médico podrás acudir a otros profesionales fuera del cuadro médico de la aseguradora.

El inconveniente es que normalmente tendrás que adelantar el dinero de la consulta y después pedirle a la aseguradora que te lo reembolse (de ahí su nombre). Con estos seguros es importante mirar las exclusiones y conocer los trámites para poder acudir a los médicos fuera del cuadro.

Además, también suele existir un límite a los gastos de reembolso en cada seguro. Cuanto mayor sea el límite, mayor será el precio del seguro (lo que se conoce como prima del seguro).

Seguro de salud completo

Con este seguro, puedes acudir a los facultativos del cuadro médico de la aseguradora y también a otros independientes. Es decir, suma a los dos anteriores.

Es el segundo tipo de seguro más contratado. Muy pocas aseguradoras funcionan solo con la modalidad de reembolso sin incluir su propio cuadro médico como opción gratuita.

➡️ Modalidades de seguros de salud

Igual que existen tipos de pólizas, también hay diferentes modalidades de seguros médicos.

Es importante tenerlas en cuenta para escoger una póliza de salud adecuada para ti.

modalidades seguro salud

Seguro con copago

El copago consiste en compartir el gasto médico con la aseguradora. En otras palabras, cada vez que utilices los servicios del seguro y visites al médico, tendrás que pagar una parte del coste de la consulta.

La cifra concreta dependerá del seguro y del tipo de servicio que utilices.

🟢 La ventaja del seguro con copago es que el precio de la prima siempre será menor que la de un seguro sin copago. Es decir, pagas una cantidad fija menor y, a cambio, pagas por cada visita al médico. En resumen, que estás apostando a que utilizarás poco servicio.

Esta modalidad de seguro está pensada para personas que quieren estar cubiertos por una póliza médica privada, pero no que prevén utilizarla porque gozan de buena salud o porque normalmente utilizarán los servicios de salud pública.

Seguro baremado

No es muy habitual. Su funcionamiento es similar al seguro de copago, solo que el resultado es una prima fija más baja y una parte variable más elevada.

En resumen, que pagarás menos cada mes, pero más al usar el seguro.

Seguro sin copago

Es la modalidad de seguro médico más cara, pero también la que menos quebraderos de cabeza te dará. Se puede definir como un todo incluido.

Todos los servicios que figuren en la póliza están incluidos en el precio. No tendrás que pagar ni un euro adicional por acudir al médico.

Como es lógico, su precio es mayor, pero con esta fórmula sabes de antemano cuánto vas a pagar al año por el seguro, independientemente de cuántas veces lo uses.

Esta modalidad está orientada a personas que saben o intuyen que utilizarán el servicio del seguro las suficientes veces como para que les compense. Un ejemplo es el de las  personas que prefieren centrar toda su atención médica en el seguro de salud frente a la sanidad pública.

Estas modalidades se aplican sobre los distintos tipos de seguros que has visto antes. Es decir, al contratar un seguro con cuadro médico puede con copago o sin él, por ejemplo.

➡️ Coberturas de la póliza: ¿para qué quieres el seguro?

La siguiente cuestión para decidir qué seguro médico contratar son las coberturas. Dicho de otra forma, qué situaciones, especialidades y operaciones va a cubrir la póliza.

A diferencia de los seguros de vida e incluso de seguros multirriesgo como el seguro de hogar, este tipo de pólizas sí son muy modulables. Vas a poder elegir qué quieres que cubran y qué quieres dejar fuera.

Las coberturas más habituales son:

  • Asistencia sanitaria, que abarca desde consultas hasta pruebas diagnósticas y acceso a diferentes médicos. Es la cobertura más general.
  • Especialidades médicas, que pueden cubrirse en su conjunto o dejar algunas fuera.
  • Pruebas diagnósticas. No todos los seguros las incluyen, aunque es algo básico.
  • Hospitalización, que no siempre está incluida o puede estar limitada a un número de noches.
  • Cirugía, que muchos seguros dejan fuera. Esto es habitual en seguros donde solo quieres realizar consultas y pruebas diagnósticas para que después te opere la sanidad pública.
  • Parto y embarazo, así como ginecología si estás pensando en tener hijos.
  • Servicio de urgencias.
  • Asistencia en viaje o fuera del país, de forma que podrás ahorrarte contratar un seguro de viaje.

¿Qué coberturas escoger según tu situación?

Para escoger un buen seguro para ti, primero necesitas pensar qué coberturas son importantes según tu estado de salud y situación personal.

Este sería un ejemplo orientativo del tipo de coberturas que necesitas según tu caso:

Seguros para personas jóvenes. Cuando la salud no es un problema, se puede prescindir de ciertas coberturas como la de cirugía y usar el seguro privado como un complemento de la sanidad pública. Conforme aumenta la edad y, con ella, los achaques, es mejor estar bien cubierto.

Seguros para familias. Hay pólizas familiares que incluyen las coberturas que puede necesitar la familia, como pediatría o coberturas dentales.

Seguros para solteros. Sería una póliza básica con las coberturas necesarias según la edad. Aquí tendrían cabida la asistencia sanitaria, cirugía y hospitalización, por ejemplo.

Seguros para personas mayores. En estos casos es recomendable aumentar las prestaciones, incluyendo enfermedades graves, segunda opinión médica, asistencia médica a domicilio y hospitalización sin límites.

Tu salud y expectativas de uso

Como acabas de ver, tu edad y estado de salud también son importantes para determinar el seguro sanitario que necesitas. Además, serán clave para su precio.

salud ys eguros

👉 Si tienes una salud de hierro y crees que no necesitarás la póliza, puedes optar por un seguro con copago que permita consultas online gratuitas, por ejemplo.

👉 Por el contrario, si crees que vas a utilizar el seguro o ya tienes cierta edad, un seguro sin copago evitará que la factura se dispare. Eso sí, para eludir un gasto desorbitado, la mayoría de pólizas tienen un límite de copago. Es decir, que por mucho que sigas utilizando el seguro, nunca pagarás más de la cantidad que marque la póliza.

🔴 Exclusiones y límites

Los límites y exclusiones son importantes en cualquier seguro, pero en los de salud todavía más.

👉 Los límites marcan la cantidad máxima que el seguro abonará en cada caso o el número de usos máximo.

Por ejemplo, puede existir un límite de 200.000 € para enfermedades graves o un máximo de 5 sesiones de psicología y 10 de fisioterapia al año.

También puede haber límite al reembolso que te pagará la aseguradora con cada visita.

Por su parte, las exclusiones en el seguro de salud son los casos en los que la póliza no te cubrirá aunque estés enfermo.

La exclusión más frecuente afecta a las enfermedades preexistentes, que son las dolencias y patologías que ya tuvieses antes de contratar la póliza y que conocieses. También suelen excluirse los productos farmacéuticos, los daños por haber actuado de forma negligente e intervenciones de cirugía con carácter estético.

Conocer estos límites y exclusiones te ayudará a saber cuánto estás realmente cubierto en términos económicos con cada póliza antes de escoger la tuya.

Cuadro médico y centros a los que podrás acudir

El cuadro médico determina los médicos a los que podrás acudir y en qué centros te podrán atender.

Según el tipo de seguro será más o menos importante. En un seguro de cuadro médico es un elemento vital, mientras que en los de reembolso, puede ser menos importante según la modalidad.

En este sentido, son habituales seguros de reembolso con copago para los especialistas fuera del cuadro médico de la compañía.

Al valorar el seguro de salud, también debes fijarte en los centros a los que podrás acudir y su cercanía para cada especialidad.

Plazos de carencia

La carencia en el seguro de vida delimita a partir de qué fecha puedes empezar a usar los servicios del seguro o alguna de sus coberturas.

Es habitual que existan periodos de carencia para operarse y, sobre todo, relacionados con el embarazo y parto. Esta es la forma que tienen las compañías de seguros de cubrirse ante personas que contratan el seguro porque quieren operarse o van a ser padres de forma inminente.

Este periodo de carencia no se aplica en casos de urgencias médicas.

Duración de la póliza

Otro dato que debes buscar es la edad límite de renovación.

Aunque no existe una edad máxima para contratar un seguro de salud, la mayoría de las aseguradoras lo limitarán entre los 64 y los 69 años.

Lo que te interesa a ti es buscar una aseguradora que alargue lo máximo posible esa edad.

Ten en cuentaa las opiniones de los usuarios

En un seguro de salud las opiniones de los asegurados son clave.

Puedes revisar las opiniones sobre los profesionales del cuadro médico y sobre los hospitales para conocer su calidad, pero las que de verdad te interesan son las relacionadas con cuánto tarda en pagar el seguro, si ponen problemas en los reembolsos o el copago, exclusiones que no están claras en la póliza y que aplican a efectos prácticos…

Puedes revisar las opiniones sobre los profesionales del cuadro médico y sobre los hospitales para conocer su calidad, pero las que de verdad te interesan son las relacionadas con cuánto tarda en pagar el seguro, si ponen problemas en los reembolsos o el copago, exclusiones que no están claras en la póliza y que aplican a efectos prácticos…

Los comentarios en páginas especializadas como TrustPilot y foros como Rankia te pueden dar muchas pistas de lo que después te encontrarás y sacar a la luz toda la letra pequeña del seguro.

Estructura y límites en la subida de precio

Este es un dato más técnico, aunque también importante.

Debes preguntar cómo se actualiza el precio del seguro y buscar pólizas donde la prima no suba (muy raros) o, si lo hace, que no sea de forma individualizada y siempre con un porcentaje máximo.

La forma de asegurarte es conocer de antemano las primas que se aplican a cada edad, que es la principal causa de la subida de precios.

Conclusión

Para escoger tu seguro de vida y acertar hay que valorar el uso que harás de él para determinar qué coberturas necesitas y qué modalidad contratar.

Después tendrás que revisar qué cuadro médico pone a tu disposición y con qué centros tiene acuerdos. También conviene tener en cuenta los periodos de carencia, opiniones de los usuarios y edad máxima de renovación.

¿Y el precio del seguro?

Es un dato que siempre debes revisar, pero que no debería ser la guía principal para tomar tu decisión. Al final, el precio de la póliza será el resultado de todo lo anterior, ni más, ni menos.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas