pago hacienda inversiones

¿Cuánto se paga a Hacienda por beneficios en bolsa y otras inversiones?

Invertir implica pagar impuestos cuando obtienes beneficios o ingresos por ellas.

Saber cuánto se paga a Hacienda por los beneficios en bolsa y cómo lo hace cada producto de inversión te permitirá conocer el rendimiento real de tus inversiones y saber qué herramientas se adaptan mejor a tu cartera de inversión.

La fiscalidad es uno de los grandes olvidados de la inversión, en buena medida por el respeto que imponen Hacienda y los impuestos. Sin embargo, la mecánica general de los impuestos sobre la inversión es más sencilla de lo que pueda parecer y conocerla te dará una enorme ventaja como inversor.

Eso es precisamente lo que vas a aprender en las siguientes líneas: cómo funcionan los impuestos de la inversión en bolsa, ya sea a través de acciones, ETFs, fondos de inversión o productos derivados como CFDs.

cuánto se paga en hacienda por beneficio de fondos

¿Hay que tributar por las inversiones en bolsa?

Esto es lo primero que debes tener claro.

Todas las inversiones que realices pagarán impuestos en un momento u otro (siempre que haya ganancias).

Esa es una realidad innegable que conviene asumir. Hacienda siempre quiere su parte del pastel, tarde o temprano.

Da igual que hablemos de planes de pensiones, fondos de inversión, fondos indexados, acciones, criptomonedas o letras del Tesoro. Siempre se pagan impuestos.

A partir de ahí, existen productos que te permitirán diferir o retrasar el pago de impuestos y otros que tienen ciertas ventajas fiscales (más tarde te hablaré de ellas).

¿Cuándo hay que declarar la inversión en bolsa?

Lo segundo que necesitas saber es cuándo hay que incluir tus inversiones en la renta, que es donde tributan los beneficios obtenidos en bolsa.

Como norma general, tributarás cada vez que recibas un ingreso por esas inversiones.

Estos ingresos pueden llegar por dos vías:

  • El pago de dividendos de las empresas o fondos en los que inviertas.
  • La venta de las acciones o participaciones en fondos, en cuyo caso habrá que calcular si has ganado o perdido dinero. Si has sufrido una pérdida, no pagarás impuestos, pero sí tendrás que reflejarlo en el IRPF.

¿Y si no vendes tus acciones?

En ese caso no tendrás que tributar por ellas y tampoco incluirlas en el IRPF.

Si te limitas a acumular acciones no tendrás que tributar por ellas por mucho que su valor haya subido y lo mismo ocurre con los ETF y los fondos de inversión.

Solo tendrás que poner y tributar en la renta por las acciones en el momento de la venta y solo pagarás impuestos por los beneficios que hayas obtenido.

¿Cuándo existe ganancia patrimonial para Hacienda?

Las ganancias o pérdidas patrimoniales en bolsa se calculan por la diferencia entre el valor de compra y de venta de las acciones o participaciones del fondo.

Si has comprado a 100 euros y vendes por 120 euros, habrás obtenido una ganancia de 20 euros. Esta es la base de cómo se calculan las ganancias patrimoniales.

¿Qué pasa cuando has ido comprando acciones a lo largo del tiempo y vendes solo una parte de ellas?

En estos casos, Hacienda utiliza la norma FIFO o First In Firt Out, según la cual las primeras acciones que se venden son las primeras que se compraron. De esta forma, la Agencia Tributaria (AEAT) se asegura que vendes las acciones que normalmente acumularán una mayor ganancia.

Con los dividendos no hay ganancia que calcular, ya que sabes en todo momento cuánto dinero ingresas. En cualquier caso y por si tienes dudas, aquí te contamos cómo funcionan los dividendos en bolsa.

¿Cómo tributan las inversiones bursátiles en el IRPF?

Ya sabes cuándo se pagan impuestos los beneficios en bolsa, ahora vamos a ver cómo se pagan.

Salvo los planes de pensiones, el resto de las inversiones en bolsa tributan en la renta dentro de las rentas del ahorro.

Estas rentas se dividen entre:

👉 Rendimientos de capital mobiliario, que incluyen los dividendos y los beneficios sobre el dinero en cuenta como el 4% que ofrece Trade Republic. Aquí también se suma el rendimiento de los depósitos, seguros de vida-ahorro, Letras del Tesoro, crowdlending y cuentas remuneradas.

👉 Ganancias y pérdidas patrimoniales, que suman el grueso de tus inversiones. Aquí es donde hay que incluir el beneficio a través de acciones, fondos de inversión, ETFs, criptomonedas, CFDs, inversión en startups e incluso la ganancia por la venta de tu casa.

Esta distinción es importante para calcular después qué impuestos se pagan por invertir en bolsa. En un primer momento, el beneficio de los rendimientos de capital y el de las ganancias y pérdidas patrimoniales se calcula por separado, pero se junta al final para calcular la base imponible del ahorro (el dinero sobre el que pagarás impuestos).

Este sería el esquema general:

Como puedes ver, cada grupo se integra y compensa por su cuenta de forma separada primero y solo al final se suma el resultado de ambos. Esta suma es la que dará la base imponible del ahorro, sobre la que pagarás efectivamente impuestos.

Esta compensación, que ahora vamos a ver en detalle, es una de las claves para pagar menos a Hacienda por los beneficios en bolsa.

Compensar pérdidas y ganancias

La integración y compensación de rentas simplemente quiere decir que puedes restar las pérdidas que has sufrido a las ganancias que has obtenido con tus acciones, fondos e incluso con los seguros de ahorro como los PIAS. Así, solo tributas por el beneficio real que obtengas.

El funcionamiento de esta herramienta es el siguiente:

  1. Compensar rendimientos de capital mobiliario. Como se trata de dividendos, depósitos e inversiones similares, lo normal es que no haya pérdidas. Solo con las Letras del Tesoro y seguros de ahorro como PIAS y Unit Linked podrías perder dinero.
  2. Compensar ganancias y pérdidas patrimoniales. Esa es la parte más importante e interesante de la fiscalidad de la inversión en bolsa. Básicamente, consiste en restar las minusvalías a las plusvalías y se hace para todos los activos, acciones, fondos, ETFs… Primero dentro de la categoría y después entre ellos. Bien aprovechado, te puede ahorrar muchos impuestos, como veremos más adelante.
  3. Compensar rendimientos con ganancias patrimoniales. Por último, podrás compensar el resultado de cada tipo de renta hasta un límite del 25% del saldo positivo. Para que lo entiendas mejor, si tienes 100 euros de rendimientos de capital mobiliario y 50 euros de pérdidas patrimoniales, sólo podrás compensar por valor de 25 euros.
  4. Compensar con pérdidas de años anteriores. ¿Qué pasa si un año pierdes dinero en bolsa? Puedes utilizar ese dinero para compensar las ganancias de los próximos 4 años.

Eso sí, existe una norma antiaplicación que no permite compensar pérdidas de acciones si has comprado o vendido títulos de la misma empresa en los dos meses anteriores o posteriores a su venta.

Ejemplos prácticos:

A modo de ejemplo, no puedes comprar 10 acciones de Telefónica en enero, otras 10 en febrero y vender después 5 acciones con pérdidas en abril. Si lo haces, esa minusvalía no se podrá restar a las ganancias.

Por si acaso todavía tienes dudas sobre cómo funciona la compensación de rentas, vamos a verlo todo con un ejemplo.

Imagina que obtienes los siguientes resultados con tu inversión en bolsa

  • Rendimientos de capital mobiliario
    • Depósito: ganancia de 500 euros.
    • Remuneración de cuenta en efectivo: ganancia de 400 euros.
  • Ganancias y pérdidas patrimoniales
    • Acciones A: ganancia de 1.500 euros.
    • Acciones B: pérdida de 500 euros.
    • Fondo de inversión A: ganancia de 1.000 euros.
    • ETF A: ganancia de 2.000 euros.
    • ETF B: pérdida de 250 euros.

¿Cómo integrar todo esto en la declaración de la renta?

Cada tipo de rendimiento por su cuenta:

  • Rendimientos de capital mobiliario: + 900 euros (500 + 400)
  • Ganancias y pérdidas patrimoniales: + 3.570 euros (surge de sumar las ganancias y restar las pérdidas = 1.500 – 500 + 1.000 + 2.000 – 250)

Y después la suma de ambos, que equivaldría a 4.650 euros. Esa será la cantidad por la que tributarás en la renta, la base imponible del ahorro.

Si tuvieses pérdidas de años anteriores, podrías restarlas aquí también hasta un máximo de 4 años.

👉 En la formación Fórmula Linvest explicamos cómo funcionan esta y otras herramientas fiscales con las que optimizar los impuestos de tus inversiones.

¿Cuántos impuestos hay que pagar por los beneficios obtenidos en bolsa

Ahora es cuando descubrirás el cuánto. En otras palabras, cuándo dinero se queda Hacienda de tus inversiones.

Las rentas del ahorro tienen su propia tabla de tramos en el IRPF, que es diferente a la general.

Es la siguiente:

  • Ganancias hasta 6.000 euros tributan al 19%.
  • Entre 6.000 y 50.000 euros tributa al 21%.
  • Entre 50.000 y 200.000 euros tributan al 23%.
  • Entre 200.000 y 300.000 euros tributan al 27%.
  • Ganancias por encima de 300.000 euros tributan al 28%.

Esta escala se aplica de forma progresiva. Con el ejemplo anterior, habría que pagar un 19% sobre esos 4.650 euros, lo que equivale a 883,5 euros.

Ejemplo:

¿Qué pasaría si la base imponible fuese de 10.000 euros?

En ese caso, los primeros 10.000 euros tributarían al 19% y los 4.000 restantes al 21% del segundo tramo. En total, pagarías 1.980 euros.

Teniendo esto en cuenta, lo que a ti te interesa es no superar nunca el primer tramo del impuesto. Así tributarás al 19% por tus ganancias en lugar de hacerlo a tipos más altos.

¿Y el impuesto sobre el Patrimonio?

La renta es solo uno de los impuestos que recaen sobre la inversión en bolsa.

El otro es el Impuesto sobre el Patrimonio, que grava todo tu patrimonio, incluidas las acciones, fondos de inversión y el resto de inversiones bursátiles.

El capital que tengas en bolsa se sumará al resto de tu patrimonio para determinar si estás obligado o no a presentar el impuesto. Como norma general, salvo que tu patrimonio total supere los 700.000 euros, no tendrás que tributar por él.

¿Cómo tributa cada producto de inversión?

Ahora que ya conoces el esquema general de cómo tributa la inversión en bolsa, vamos a ver cómo lo hacen los diferentes vehículos que te permiten invertir en renta variable.

Fiscalidad de las acciones

Las acciones forman parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales.

Al invertir en acciones pagarás impuestos cada vez que obtengas beneficios por la venta de los títulos en cartera. En este sentido, es un vehículo sin diferimiento fiscal. Cualquier cambio en la cartera implicará tributar en el IRPF.

👉 Las acciones incluyen normalmente una retención de IRPF del 19%.

Además, también tendrás que tributar por los dividendos que recibas.

Fiscalidad de los dividendos

Los dividendos forman parte de los rendimientos de capital mobiliario cuando se abonan en metálico.

👉 Los dividendos de acciones españolas incluyen una retención de IRPF del 19%.

Si cobras los dividendos en forma de acciones, no pagarás impuestos al recibir esos títulos, sino al venderlos. Además, su fiscalidad será la propia de las acciones.

Fiscalidad de los fondos de inversión

Los fondos de inversión y los fondos de inversión indexados tributan como ganancia o pérdida patrimonial en la renta.

Los fondos tienen una gran ventaja fiscal, que les permite diferir o retrasar el pago en el IRPF. En concreto, disfrutan de una exención por reinversión. Dicho de otra forma, no hay que tributar por la ganancia acumulada siempre que reinviertas el dinero en otro fondo de inversión.

👉 Esta ventaja te permite saltar de fondo en fondo sin tener que dejarte un 19% de la ganancia en el IRPF, algo que no ocurre con las acciones.

Fiscalidad de los ETFs

Los ETF son fondos de inversión que se comportan y tributan como acciones (19%).

También forman parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales, pero no disfrutan de la exención por reinversión propia de los fondos.

Esta es solo una de las diferencias entre fondos y ETFs.

Fiscalidad de los Unit Linked

Los Unit Linked son un tipo de seguros de vida-ahorro que también invierten en bolsa a través de fondos de inversión. En esencia, es un seguro de vida enfocado en la inversión.

Este tipo de seguros de ahorro tributan dentro de los rendimientos de capital mobiliario.

Fiscalidad de los PIAS

Los PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático con otro seguro de vida ahorro. Los rendimientos que generan también se integran dentro de los rendimientos de capital mobiliario.

Su principal característica es se pueden rescatar en su totalidad como renta vitalicia para pagar menos impuestos.

¿Cómo pagar menos impuestos por ganancias patrimoniales?

Ahora que ya sabes cuándo, cómo y cuánto se queda Hacienda de tus inversiones, seguro que te estás preguntando

¿Hay algo que pueda hacer para pagar menos impuestos? ➜ Lo cierto es que existen varias estrategias.

Las dos que debes grabarte en la cabeza son:

👉 Diferir o retrasar el momento de la tributación.

👉 Aprovechar la compensación de pérdidas y ganancias.

Para diferir el pago de impuestos puedes aprovechar la ventaja de los fondos de inversión o seguir una estrategia de inversión del tipo buy&hold, por ejemplo.

Por su parte, la compensación de pérdidas y ganancias es una herramienta muy potente para ahorrar en la renta con tus inversiones. Puedes aprovecharla para hacer aflorar ganancias patrimoniales después de sufrir pérdidas y así evitar pagar impuestos por ese dinero.

– Ejemplo:

Por ejemplo, imagina que has perdido 1.000 euros con las acciones A y acumulas una ganancia de 5.000 euros con el fondo de inversión B. Puedes vender participaciones de ese fondo hasta generar un beneficio de 1.000 euros y compensar las pérdidas con las ganancias.

¿El resultado? Te ahorras pagar un 19% de impuestos sobre ese capital.

Este es solo un ejemplo de las estrategias que puedes emplear para afinar y optimizar tu factura fiscal, pero hay muchos otros. En la formación Fórmula Linvest aprenderás a dominarlos todos y también a crear una cartera pensando en su rentabilidad real, es decir, teniendo en cuenta los impuestos.

Conclusión

Conocer los impuestos que pagas por invertir en bolsa te permitirá tener una visión más completa de tus inversiones y de tu patrimonio en general. Al final, los impuestos forman parte íntegra de nuestra vida y afectan a los resultados de tus inversiones.

Saber cómo funciona cada producto de inversión te ayudará a escoger los más adecuados para tus intereses y a gestionar mejor tu cartera. Por eso mismo en Fórmula Linvest hay un módulo de bonus específico para abordar los impuestos y cómo optimizarlos.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas