mejorar finanzas personales

7 consejos de un profesional para mejorar tus finanzas personales

Tener una estrategia clara para gestionar tu dinero no debería ser una opción; debería ser, casi, una obligación, una auténtica necesidad. Sin embargo, no siempre resulta sencillo comenzar a definir el camino por el que construir esa estrategia.

Consejos para mejorar las finanzas personales hay muchos, pero, en este caso, voy a compartir contigo una serie de consejos o ideas  base con los que podrás plantearte el inicio de la construcción de tu propia estrategia de gestión.

Además, lo haré incluyendo los pasos clave para cada una de estas acciones o consejos. ¡Vamos allá!

Tabla de contenidos

Consejo 1: Establece objetivos financieros claros y realistas

Para comenzar a consolidar de manera eficaz tus finanzas personales, es fundamental comenzar con una base sólida: tus objetivos. Pero, ¿cómo hacer que estos objetivos sean realmente efectivos y te lleven a donde quieres estar?

Veamos juntos una serie de pasos orientados en este sentido:

Paso 1: Reflexiona sobre lo que realmente quieres

Dedica un momento a reflexionar sobre lo que valoras en la vida y cómo tus finanzas pueden ayudarte a alcanzarlo. ¿Es la seguridad económica para tu familia, la libertad de viajar, o quizás la independencia financiera? Tus objetivos deben resonar con lo que realmente importa para ti.

Paso 2: Sé específico

Una vez tengas claro lo que quieres, es hora de detallar. Si tu objetivo es comprar una casa, define el tipo, la ubicación y el precio aproximado. Es un hecho que cuanto más específico seas, más tangible será tu objetivo y más lo puedas visualizar, más eficaz será este paso.

Paso 3: Convierte tus objetivos en metas medibles y realistas

Establece cifras concretas. Si quieres ahorrar, determina exactamente cuánto dinero necesitas y en qué plazo. Esto no solo te dará claridad, sino que también te permitirá medir tu progreso.

Eso sí, sé realista. Tus objetivos deben ser desafiantes pero posibles. Si pones la meta demasiado alta, el desánimo podría frenarte. Investiga y planifica para asegurarte de que tus objetivos sean viables con tu situación actual y tus recursos.

Paso 4: Relaciona tus objetivos con plazos

Define cuándo quieres alcanzar cada objetivo. Las fechas límite ayudan a motivar las acciones y a visualizar en el tiempo los objetivos. Ya sea ahorrar para unas vacaciones el próximo año o planificar tu jubilación en 20 años, el tiempo es clave.

💭 Imagina que tu objetivo es tener un fondo de emergencia de 6.000€. Has calculado que, ahorrando 250€ al mes, podrías alcanzarlo en 2 años. Este objetivo es específico (6.000€ para un fondo de emergencia), medible (250€ al mes), alcanzable (basado en tu presupuesto), realista (ajustado a tus posibilidades de ahorro) y temporalmente definido (2 años).

Paso 5: Crea un Plan de Acción

 Hasta ahora, lo que hemos visto serían lo que se llaman objetivos SMART:

  • S de Específicos: Tus metas deben ser claras y directas, evitando cualquier ambigüedad que pueda desviar tu enfoque. Define exactamente qué es lo que quieres lograr.
  • M de Medibles: Es vital que puedas evaluar el progreso hacia tu objetivo. Establece criterios concretos para medir tu avance.
  • A de Alcanzables: Aunque es bueno ser ambicioso, tus objetivos deben ser realistas y estar dentro de tus capacidades para evitar la frustración.
  • R de Relevantes: Asegúrate de que tus metas estén alineadas con tus valores y objetivos a largo plazo. Esto garantiza que cada esfuerzo te acerque más a donde realmente quieres estar.
  • T de Temporales: Define un plazo específico para alcanzar tu objetivo. Tener una fecha límite fomenta la motivación y el sentido de urgencia.

🚀 Implementar objetivos SMART en tu planificación financiera te proporcionará una estructura sólida y un camino claro. El siguiente paso es crear un plan de acción. Esto incluye decidir cómo vas a ahorrar o generar ese dinero extra, qué cambios necesitas hacer en tu presupuesto y qué herramientas o recursos puedes utilizar para mantenerte en el camino.

Consejo 2: Crea y mantén un presupuesto detallado

Un presupuesto detallado es una herramienta financiera sencilla, pero tremendamente útil. Piénsalo así: ¿te imaginas una empresa sin control de gastos e ingresos a través de un presupuesto? Sería prácticamente inviable. Pues en la economía personal deberíamos siempre aplicar este principio.

 🔍 Un buen presupuesto siempre es una base sólida para unas finanzas personales saludables.

Paso 1: Registra ingresos y gastos

El primer paso para crear un presupuesto efectivo es saber exactamente cuánto dinero entra y cuánto sale. Esto puede parecer básico, pero te sorprendería saber cuántas personas no tienen claro este punto. Utiliza herramientas digitales o simplemente un cuaderno para anotar cada ingreso y cada gasto durante un mes.

Paso 2: Categoriza tus gastos

Una vez que tengas una visión clara de tus finanzas, divide tus gastos en categorías: necesidades, deseos, ahorros, inversiones. Esto te ayudará a identificar áreas donde puedes ajustar y optimizar tu dinero.

Paso 3: Establece límites realistas

Para cada categoría de gastos, establece un límite basado en tus ingresos y tus objetivos financieros. Sé realista y permítete cierta flexibilidad para gastos imprevistos o antojos ocasionales, siempre que no comprometan tus objetivos a largo plazo.

Paso 4: Revisa y ajusta regularmente

Los presupuestos no deben ser algo rígido, intocable. La vida (y tus finanzas) evolucionan, así que también debe hacerlo tu presupuesto. Una revisión y ajuste cada uno o dos meses no es una mala idea; de hecho, es mejor hacer pequeños ajustes cada poco tiempo que plantear un gran ajuste dejando pasar mucho tiempo.

Puedes utilizar reglas como la del 50/30/20 para distribuir tus ingresos: 50% para necesidades, 30% para deseos y 20% para ahorros e inversiones. Esta es una guía general que puedes ajustar según tus circunstancias personales y objetivos.

Paso 5: Prioriza el ahorro

Incluye el ahorro como una categoría fija en tu presupuesto, no como un remanente de lo que sobra al final del mes. Una forma eficaz de hacer esto hasta que adquieras el hábito del ahorro es tratarlo como si fuera una factura más que debes pagar. Esto asegurará que estás construyendo un colchón financiero mientras te ocupas de tus gastos corrientes.

Crear y mantener un presupuesto te dará control sobre tus finanzas, reducirá el estrés financiero y te acercará a tus metas financieras. Recuerda, el presupuesto es tu herramienta; personalízalo para que trabaje para ti.

como hacer inversiones personales

Consejo 3: Elimina o reduce tus deudas

Las deudas pueden ser una carga pesada en tus finanzas personales, limitando tu capacidad para ahorrar, invertir y disfrutar de la vida. Reducirlas o eliminarlas no solo mejorará tu situación financiera, sino también tu bienestar emocional.

Lo ideal es no adquirir deudas (en el futuro dedicaré espacio a conceptos como el de “deuda sana”), pero, si ya estás endeudado, hay una serie de pasos que deberías tener en cuenta para tratar de corregir la situación.

Paso 1: Haz un inventario de tus deudas

Anota todas tus deudas, incluyendo tarjetas de crédito, préstamos personales, hipotecas, etc. Anota el monto total, la tasa de interés y los pagos mensuales mínimos. Esta visión global es el primer paso para tomar el control.

Paso 2: Aplica una estrategia, por ejemplo, la de “Bola de Nieve”, para el pago de deuda

Una vez que tienes claro el panorama, utiliza la estrategia de “bola de nieve” para pagar tus deudas. Esto significa pagar el mínimo en todas tus deudas, excepto en la de menor cantidad en la que te vas a enfocar. Te focalizas en la deuda menor y le dedicas tanto dinero extra como puedas hasta que esté completamente pagada.

Luego, con la cantidad que estabas pagando en esa deuda te enfocas en  la siguiente más pequeña, y así sucesivamente. Esto puede ayudarte a reducir tus deudas de manera efectiva, y también te proporciona victorias psicológicas que mantienen tu motivación.

Paso 3: Considera la refinanciación

Si tienes deudas con tasas de interés altas, la refinanciación puede ser una buena opción. Esto puede implicar, por ejemplo, trasladar el saldo de una tarjeta de crédito a otra con una tasa de interés más baja o renegociar las condiciones de un préstamo.

Siempre lee la letra pequeña y asegúrate de que los costes de refinanciación no superen los beneficios.

Paso 4: Aumenta tus ingresos

Si reducir gastos no es suficiente para acelerar el pago de tus deudas, considera maneras de aumentar tus ingresos. Puede ser desde pedir un aumento en tu trabajo actual, buscar un empleo mejor remunerado, hacer trabajos por cuenta propia o vender cosas que ya no necesitas.

Puede parecer más fácil decirlo que hacerlo, pero realmente esto se debe entender como un objetivo, una nueva vía a través de la cual tratar de reducir la deuda.

Paso 5: Evita nuevas deudas

Mientras tratas de reducir tu endeudamiento, es vital que no lo aumentes a través de nuevas deudas. Esto significa vivir dentro de tus medios, evitar compras impulsivas y utilizar el crédito de manera responsable.

Antes de asumir cualquier nueva deuda, evalúa cuidadosamente tu capacidad para pagarla sin comprometer tus objetivos financieros a largo plazo. Utiliza el crédito de manera estratégica y siempre dentro de tus medios.

Recuerda, el crédito puede ser una herramienta útil si se usa sabiamente, pero un lastre si se abusa de él.

Consejo 4: Crea un fondo de emergencia

Si con el presupuesto teníamos uno de los principales aliados de tus finanzas personales, en el fondo de emergencia tienes a otro. La vida es impredecible, y tener un colchón financiero puede ser la diferencia entre una pequeña molestia y un desastre financiero.

Vamos a repasar el camino a través del cual es posible crear un fondo de emergencia eficaz.

Paso 1: Determina el tamaño de tu fondo

La regla general es tener entre 3 y 6 meses de gastos de vida en tu fondo de emergencia. Sin embargo, esto puede variar según tu situación laboral, si tienes personas que dependen económicamente de ti, o si tienes otras fuentes de ingresos.

Evalúa tu situación personal para determinar el tamaño adecuado de tu fondo, como mínimo, eso sí, dentro de esa horquilla.

Paso 2: Encuentra el mejor lugar para guardarlo

Tu fondo de emergencia debe ser fácilmente accesible, pero eso no significa que deba estar debajo del colchón; de hecho, esta es probablemente la peor idea. Una cuenta de ahorro de alta rentabilidad sí puede ser una opción, ya que te permite acceder a tu dinero rápidamente mientras generas algo de interés.

Liquidez y ausencia de riesgo, estas son las claves; si le sumamos algo de rentabilidad antiinflación, mejor aún.

Paso 3: Comienza a tu ritmo

Si no tienes un fondo de emergencia, comenzar uno puede parecer desalentador. Pero no tienes que financiarlo de la noche a la mañana. Comienza poco a poco, incluso si es solo 30 € a la semana.

Lo importante es hacer del ahorro para tu fondo de emergencia un hábito constante. Además, si lo combinas con el control de gastos y un buen presupuesto, poco a poco podrás destinar más dinero para alimentar el fondo.

Paso 4: Automatiza tu ahorro

La mejor manera de asegurarte de que estás contribuyendo regularmente a tu fondo de emergencia es automatizar tus ahorros. Configura una transferencia automática desde tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros cada vez que recibas tu salario.

No toques tu fondo de emergencia a menos que sea absolutamente necesario. Está destinado a verdaderas emergencias, como gastos médicos inesperados, reparaciones urgentes del hogar o vivir en caso de pérdida de empleo. Evita la tentación de usarlo para gastos no esenciales.

Consejo 5: Planifica tu jubilación desde ya

Con un sistema de pensiones públicas que apunta a no ser sostenible, sobre las pensiones de jubilación del futuro planea algo más que incertidumbre. En este contexto, parece casi obligatorio entender la necesidad de planificar el futuro, por muy lejana que parezca la jubilación.

Paso 1: Establece un objetivo de ahorro para la jubilación

Determina cuánto dinero necesitarás para vivir cómodamente durante la jubilación. Considera tus gastos actuales y piensa en cómo podrían cambiar en el futuro. Existen herramientas en línea que te permiten hacer estos cálculos.

Se suele usar como referencia (muy generalista) que será necesario tener ahorrado, como mínimo,  entre 10 y 15 veces tu salario anual antes de retirarte, apuntando a cubrir el 70% de tus ingresos actuales durante la jubilación.

Este cálculo debe adaptarse a tus planes de vida futuros y considerar la inflación, que afectará a lo largo del tiempo.

Paso 2: Comienza a ahorrar e invertir

Una vez que tengas claro cuánto necesitas ahorrar, empieza lo antes posible. Más adelante hablaremos de la inversión, pero básicamente se trata de comenzar cuanto antes a construir tu patrimonio del futuro de manera ordenada y realista.

Paso 3: Revisa y ajusta regularmente tu plan

Tu situación financiera y tus objetivos de jubilación pueden cambiar con el tiempo. Por eso, es importante revisar tu plan de jubilación al menos una vez al año y ajustarlo según sea necesario. Esto incluye revisar tus inversiones, aportaciones y cualquier cambio en las leyes fiscales que puedan afectarte.

No subestimes el poder del interés compuesto. Invertir incluso pequeñas cantidades de forma regular a lo largo de muchos años puede resultar en un ahorro significativo para la jubilación, gracias al interés compuesto. Empieza temprano y mantén la disciplina de ahorro e inversión para maximizar tus beneficios.

Consejo 6: Elige bien tus herramientas de inversión

La elección inteligente de productos de inversión puede marcar la diferencia en tu capacidad para diversificar tu cartera y maximizar tus rendimientos a largo plazo.

En un mercado financiero en el que internet ha traído consigo una oferta apabullante, es bueno parar y reflexionar sobre lo que realmente nos interesa.

Paso 1: Conoce las opciones disponibles

Familiarízate con distintos productos de inversión, como los fondos indexados y los ETFs (Exchange-Traded Funds). Estas herramientas te permiten invertir en una amplia gama de activos, como acciones, bonos y commodities, facilitando la diversificación de tu cartera.

Paso 2: Diversifica tu cartera

La diversificación es clave para mitigar el riesgo. Al invertir en una variedad de activos, reduces la dependencia de tu cartera en el rendimiento de una sola inversión. Los fondos indexados y los ETFs también son excelentes para lograr una diversificación efectiva, ya que cada uno representa una colección de inversiones en lugar de una sola acción o bono.

Paso 3: Evalúa los costes y rendimientos

Considera las comisiones y los gastos asociados con cada herramienta de inversión. Siguiendo con los fondos indexados, por ejemplo, estos suelen tener tasas de gastos más bajas en comparación con los fondos gestionados activamente. Un menor costo puede traducirse en mayores rendimientos netos a lo largo del tiempo.

Paso 4: Establece un plan de inversión a largo plazo

Define tus objetivos financieros y elige las herramientas de inversión que mejor se alineen con tu horizonte temporal y tu tolerancia al riesgo. La inversión a largo plazo ha demostrado ser una estrategia efectiva para muchos inversores, gracias a su potencial de crecimiento y diversificación; recuerda, la magia del interés compuesto.

Seleccionar el producto financiero adecuado es, simplemente, clave para aumentar las tasas de éxito de tu inversión. Elige productos contrastados, como los Fondos Indexados de MyInvestor, como base sobre la cual construir la diversificación en otros activos.

Consejo 7: Protege tu patrimonio

Mientras trabajas duro para mejorar tus finanzas personales, ahorrar e invertir, no olvides la importancia de proteger lo que ya has construido. Asegurar tu patrimonio y tu futuro financiero es tan crucial como aumentarlo.

Paso 1: Asegura tus activos más importantes

Identifica tus activos más valiosos, como tu hogar, coche y salud, y asegúrate de tener la cobertura adecuada. Igual que en el caso de los fondos de emergencia, el aseguramiento puede ser la diferencia entre un pequeño contratiempo y una catástrofe financiera.

Paso 2: Planifica para el futuro

Considera la creación de un testamento o un plan de sucesión para asegurar que tus activos se distribuyan según tus deseos en caso de que algo te suceda. Esto es especialmente importante si tienes dependientes.

Paso 3: Invierte en salud

Eres el motor de tus finanzas; esto no hay que olvidarlo. Tu capacidad para generar ingresos depende en gran medida de tu salud. Invertir en una buena póliza de seguro de salud, realizar chequeos regulares y mantener un estilo de vida saludable son inversiones en tu futuro financiero.

Paso 4: Educación

Mantente informado sobre las últimas estafas y fraudes financieros. En un mundo cada vez más digital, proteger tu información personal y financiera es fundamental. Considera servicios de protección contra el robo de identidad y utiliza prácticas de seguridad en línea, como contraseñas fuertes y autenticación de dos factores.

Ten siempre en cuenta el valor de una planificación financiera integral, ni el de la formación. Te animo a que te unas a Fórmula Linvest, mi método para aprender la base sobre la cual construir las finanzas personales, además de acceder a una saludable comunidad orientada a este mismo interés.

👉 Si quieres aprender a ahorrar más, te puede servir mi artículo: 7 trucos para ahorrar más rápido.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas

invertir en épocas de crisis

Consejos para invertir en época de crisis

En este artículo te voy a enseñar a cómo tienes que prepararte para invertir en caso de que llegue una nueva crisis y no perderlo todo. Últimamente, no paramos de ver en las noticias: Tabla de contenidos1 Inversiones rentables en tiempos de crisis2 ¿Cómo debemos invertir en estos tiempos?3 Conclusión

Leer más »
7 + 1 trucos para triunfar económicamente

¿Cómo progresar económicamente y triunfar?

Una vez que estudias al detalle los hábitos de la gente exitosa en la vida, te das cuenta de que nada es azar. El 93% de los millonarios de EEUU lo son por primera vez en su vida, no venían de familias de grandes riquezas. Esto sirve perfectamente para desmontar

Leer más »