ahorros en crisis

¿Cómo proteger mis ahorros en época de crisis?

Los tipos de interés están en sus niveles más altos desde el 2007.

Y si juntamos ese dato con la gráfica donde vemos la evolución histórica de los tipos de interés, uno rápidamente se da cuenta que tras cada subida rápida de tipos de interés aparece una barra gris muy clara que marca un evento económico que no gusta a nadie:

  • Así que en este artículo vamos a analizar qué podemos esperar del mercado de acciones, de la evolución del precio de la vivienda y de la inflación.

Además, te contaré cómo yo voy a gestionar e invertir mi dinero para salir lo más beneficiado posible de ella, teniendo en cuenta que afamados inversores como Elon Musk nos avisan que estos tipos de interés pueden romper la economía.

⚠️ Todo esto en un momento en el que hay que tener en cuenta que los tipos de interés altos han traído remuneraciones interesantes a las cuentas bancaria, que hacen que podamos sacar buen rendimiento a nuestro dinero sin ponerlo en riesgo en acciones.

¿En qué invertir para proteger tus ahorros en época de crisis?

Uno se pregunta si ahora merece la pena estar invertido en renta variable, y es que al fin y al cabo en EE. UU. y en Reino Unido hay bancos pagando por cuentas remuneradas hasta el 5 % anual solo por tener los ahorros con ellos sin la volatilidad de las acciones.

Es previsible, además, que los bancos centrales estén obligados a mantener aún los tipos de interés altos, al menos hasta que la inflación baje al 2% anual, algo que aún parece difícil de conseguir en los próximos meses.

Y es que, si en junio parecía que se estaba consiguiendo controlar, estos últimos meses la inflación ha vuelto a subir hasta el 3,7% empujada por la subida del precio de la energía y de la comida, principalmente.

Así que vamos a ver qué hacer en esta situación tan compleja.

La inflación

En primer lugar, déjame decirte que el problema de los tipos de interés es más grave de lo que parece, y es que se da un entorno no visto antes en los últimos 50 años.

  • Los estados se han endeudado a ritmos altísimos gastando mucho más de lo que ingresaban vía impuestos y generando déficits altísimos, que financiaron con bonos gubernamentales desatando su deuda.

En pantalla ves un ejemplo de la evolución de la deuda de EE. UU. que ha superado a los niveles alcanzados en plena Segunda Guerra Mundial.

En esta web puedes ver en tiempo real cómo avanza segundo a segundo de manera imparable

Esta deuda creció exponencialmente mediante la venta de bonos que fueron comprados en gran medida por los bancos centrales con su política de tipos de interés cercanos a 0.

Permitiendo a los estados financiarse de manera barata artificialmente, ya que el interés que se pagaban por estos bonos tendría que haber sido mucho más alto si se hubiesen vendido al mercado sin intervención de los bancos centrales.

Esto para que lo entiendas es como si un padre le presta dinero a su hijo a un tipo de interés igual a 0, aun a sabiendas de que hay aún alto riesgo de que se retrase al devolver el dinero o ni siquiera lo devuelva.

Esta masiva deuda adquirida en el sistema por los estados, más los estímulos a la economía tras la pandemia, donde incluso se enviaron cheques con miles de dólares a los ciudadanos para gastar, provocó lo siguiente:

Una pérdida de poder adquisitivo tremenda de las distintas monedas estatales, lo que originó que los precios de activos y productos reales y limitados como son la comida, la vivienda o la energía se disparasen en coste vs las monedas estatales.

Además de los estados, millones de ciudadanos e instituciones aprovecharon los tipos tan bajos para financiar la compra de viviendas, disparando la demanda en el mercado inmobiliario que al no ir de la mano con más construcción que se encontraba muy frenada desde la crisis del 2008, tuvo como consecuencia el incremento del valor de los pisos y alquileres en el sector inmobiliario.

Para frenar esta inflación disparada que ya vimos que tocó el 10% anual, los bancos centrales están dejando de comprar los bonos a los estados y no les ha quedado otra que subir los tipos de interés de la manera más rápida y agresiva nunca vista en la historia para que las monedas recuperen su credibilidad, frenar el crédito y parar la sangría de la inflación.

Esto parece que está dando resultado y los tipos de interés altos están combatiendo de manera efectiva la inflación, bajando del 10 al 3,4%. Al final es lógico.

Tipos extremadamente bajos junto con impresión masiva de dinero durante mucho tiempo traen inflación y tipos altos provocan el encarecimiento del pago de las hipotecas, de los préstamos y hace que la población consuma menos y, por tanto, poco a poco van drenando el poder de consumo de los ciudadanos, ralentizando la economía y controlando los precios.

  • De hecho, fíjate esta noticia de Bloomberg que nos indica que el ciudadano medio ya se está quedando sin el exceso de dinero ahorrado que tenía fruto de los estímulos económicos y de los meses sin gastar por los confinamientos de la pandemia

No obstante, quiero que veas esto, es la evolución de la inflación sin el coste de la vivienda. Nos dice que se situaría solo en un 0,6% en el último año, por lo que parece claro que la batalla contra la inflación real ha de darse en los precios de las viviendas.

Aterrizaje suave o recesión profunda

Lo más interesante aquí es ver si estas medidas restrictivas al crédito y a la financiación acabarán quebrando la economía seriamente y llevándonos a una recesión profunda, o si los bancos centrales serán capaces de jugar bien con el equilibrio entre enfriar la economía para volver al objetivo del 2% de la inflación sin causar demasiado daño.

En la búsqueda de este equilibrio, la FED ha decidido no subir tipos más allá del nivel actual temporalmente hasta ver cómo evoluciona la inflación en su reciente reunión de finales de septiembre.

  • Respecto a las repercusiones que esto puede tener para el mercado de acciones y los bienes inmuebles, la realidad es que nadie lo sabe con certeza.
  • Respecto a los inmuebles, el problema principal es que, pese a que es mucho más caro financiarse, los dueños de viviendas no quieren vender las que ya poseen porque comprarse otra supondría dejar de lado su hipoteca actual a tipo fijo muy bajo y comprar otra con condiciones de financiación mucho más caras.

Por tanto, hasta que no vaya aumentando el parque de viviendas a la venta, es difícil pensar que puede haber una corrección seria en principales ciudades.

  • Respecto a la renta variable hay siempre más debate, tanto es así que mientras que bancos como Goldman Sachs solo ven un 15% de posibilidades de entrar en recesión.

El índice de economistas de Bloomberg estima un 60% de probabilidades de que la economía americana sí que entre en recesión con la potencial corrección en el mercado de acciones que podría conllevar.

Si acudimos a las estimaciones de los inversores vemos que son bastante optimistas;

El mercado prevé que en 2025 las empresas generarán un 25% más de ganancias de lo que generan hoy en día, que los precios de la energía se reducirán en un 20% y que esto junto con la estabilización del precio de la vivienda permitirá retornar al 2% de inflación lo que permitirá recortes en los tipos de interés en la segunda mitad del año 2024.

➜ Si quieres invertir con las mejores condiciones, puedes hacero en: My Investor.

Como ves, en cuanto a predicciones siempre ocurre lo mismo, realmente nadie sabe con certeza lo que va a ocurrir. Y es que si atendemos a las predicciones de recesión, no hay año en el que no se anuncie el fin del mercado de acciones y la próxima gran recesión año tras año.

Por ello, en cuanto a qué hacer con nuestro dinero, creo que es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • La tentación de poner todo nuestro dinero en cuentas remuneradas al 3, 4 o 5% y olvidarnos de la volatilidad del mercado sé que en estos momentos es alta.

Al fin y al cabo, la media del mercado de acciones de crecimiento es de un 8% anual compuesto, pero con los vaivenes del mercado, el 5% parece no estar mal.

No obstante, es importante destacar que la remuneración actual no es permanente, irá ajustándose en función de los tipos de interés y además y para mí lo más importante, estar en liquidez a largo plazo es una estrategia claramente perdedora.

❌ Además, no sabemos con certeza cuando va a controlarse la inflación. La mayoría de los estudios demuestran que la inflación viene en repuntes y es muy difícil sofocarla de golpe.

En la misma línea se pronunció Michael Burry en Twitter afirmando que veremos caer la inflación en esta segunda mitad de año, llevando a los bancos centrales a relajarse con los tipos de interés y generando de nuevo más inflación.

Históricamente, el activo más rentable a largo plazo y que más protege contra la inflación es poseer las mejores empresas del mundo que pueden subir precios y adaptarse a los ciclos del mercado.

  • Por lo que es un error garrafal dejar de invertir o pasarse a tener el dinero en liquidez cuando no está claro que la inflación vaya a desaparecer y tu dinero en la cuenta corriente podría devaluarse incluso con remuneraciones del 3 % al 4 %.

Teniendo todo esto en cuenta y que yo no creo en adivinar que hará el mercado, sigo con mi estrategia; Sigo invirtiendo en mis Fondos Indexados y sigo acumulando BTC en un % menor, pues considero que a largo plazo es otro gran activo para luchar contra la inflación y la espiral de deuda de los estados.

➜ La plataforma que recomiendo y uso para invertir en fondos indexados es: My Investor (pulsa para acceder).

El otro día preguntaron a Ray Dalio precisamente sobre el problema de la deuda excesiva de los estados y explicó que tener un % en lo que se considera como Hard Assets era inteligente.

Conclusión

Según él, los Hard Assets son aquellos que se pueden mover entre países y que son internacionalmente aceptados como medio para pagar o comerciar. En ese sentido, para mi bitcoin o el oro son grandes activos para cubrirse ante riesgos extremos y por eso tengo un % de BTC en mi patrimonio.

Asumo que vendrán tiempos de incertidumbre, pues al fin y al cabo nadie puede saber el futuro, pero tengo claro que a largo plazo la gráfica y tendencia que hemos visto se seguirán replicando.

Por tanto, la volatilidad y las posibles caídas temporales pasarán, pero mis activos a largo plazo multiplicarán su valor a mucho más ritmo de lo que lo hacen las cuentas corrientes.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas