invertir en crisis

¿Cómo invertir en época de crisis?

Estas últimas semanas hemos vivido situaciones que no se repetían desde la gran crisis financiera del 2008, desatando los temores de otra profunda recesión y caídas de los mercados.

Y es que en solo unos días hemos visto como uno de los 20 mayores bancos de EE. UU. ha quebrado, poniendo en jaque el dinero de la mitad de startups americanas y como el histórico Credit Suisse ha desaparecido, siendo adquirido por el banco suizo UBS.

Situaciones económicas complicadas

Estas quiebras y grandes caídas en la capitalización bursátil de los bancos vienen provocadas por un lado, por malas decisiones de sus gestores y por otro por una situación económica más difícil.

Promovida en primer lugar por la inflación y en segundo lugar por la subida de tipos de interés para frenar esta inflación.

Así que en este artículo vamos a analizar cómo invertir para naufragar esta situación financiera con éxito y asegurarnos no perder nuestro patrimonio.

En primer lugar, lo que debemos entender es que estamos en un escenario dominado por los bancos centrales de los cuales dependen gobiernos, empresas y ciudadanos.

Los bancos centrales tienen dos objetivos siempre.

  1. El primero de ellos es la estabilidad en los precios, es decir, control de la inflación.
  2. El segundo, el crecimiento económico.

Por fomentar el crecimiento económico tras la dura crisis financiera del 2008 desde el 2010 al 2021, los bancos centrales compraron toda la deuda de los estados.

  • En parte también de las empresas para que se financiasen barato y llevasen a cabo con ese dinero políticas expansivas con el objetivo de estimular la economía.

Además, mantuvieron los tipos de interés prácticamente al 0 en todo este periodo, ocasionando un sinfín de deuda que permitió a los inversores entrar muy fuerte en real estate y en acciones.

En parte financiado por esta deuda barata que estaban obteniendo. Y es que piénsalo, si el banco te da un préstamo al 1% y compras un piso que renta al 8%, ¿Cómo no vas a coger ese dinero?

Eso en parte causó que los precios de la vivienda viesen esta evolución en US.

Como ves en apenas 10 años se ha multiplicado por 2.

Especialmente desde el covid. Y es que fíjate:

Coincide claramente con la expansión de la masa monetaria, que representa grosso modo la cantidad de dinero que hay en el sistema.

Vemos que, con los estímulos monetarios para recuperar la economía por la pérdida sufrida en la gestión de la pandemia, todo el dinero nuevo que entró al sistema infló los precios y acabó desbordando la inflación.

Se han olvidado de controlar la inflación

No solo en los activos financieros, sino también en los precios de todo lo que nos rodea. Como vemos, para cumplir su objetivo de estimular la economía, claramente se olvidaron de controlar la inflación.

Es evidente que no supieron ver que tanta impresión de dinero iba a afectar a los precios, de hecho los banqueros centrales, tanto Powell como Lagarde, afirmaban que la inflación era transitoria y que nadie debía preocuparse por ella.

Pero con la inflación creciendo al 10% en los últimos 2 años se han visto obligados a revertir las políticas de los últimos 10 años subiendo los tipos de interés al mayor ritmo vivido en la historia.

Paradójicamente, siempre que se suben los tipos a un ritmo tan alto acaba desembocando en recesión.

  • Se entiende por recesión dos trimestres consecutivos en los que el PIB decrece y el desempleo aumenta.

Lo rocambolesco de esta situación es que recesión y desempleo es lo que tradicionalmente causa una bajada de inflación.

  • En estas circunstancias la población reduce el consumo, intenta aumentar su ahorro y eso tiende a hacer que los precios bajen.

Por tanto, podríamos pensar que los bancos centrales, aunque no quieran admitirlo, serían los beneficiados de una recesión, ya que conseguirían el objetivo de controlar la tan peligrosa inflación.

Influencia en el mercado inmobiliario

Por primera vez desde 2010, en 2023 hemos visto que el índice que recoge la evolución anual de precios de las viviendas en EE. UU. recoger una tímida caída del 0,2% anual.

Esto es interesante porque el mercado inmobiliario se mueve siempre a posteriori y tarda en recoger la situación del mercado.

¿Y cómo afecta a a la bolsa?

Si acudimos a ver el mercado de acciones, que, al contrario de lo que ocurre con el inmobiliario, suele anticiparse a las recesiones y caer antes incluso de que ocurran, vemos que está a un -15% desde diciembre de 2021.

Que coincide exactamente cuando la FED se decidió a empezar a subir los tipos.

Por tanto, el S&P 500 ya empezó a descontar el endurecimiento de las condiciones económicas para los negocios.

Bajó desde entonces el precio de las acciones a niveles más normales a los vividos en los últimos 20 años, y lejos del alcanzado en 2009 o en 2020 en la crisis del covid o la crisis financiera.

¿Por tanto, sabiendo dónde estamos y cómo hemos llegado hasta aquí te preguntarás, que va a pasar con las acciones y el real estate en los próximos meses?

Pues bien, en primer lugar, nadie tiene una barita mágica. Pero sí que podemos plantearnos escenarios.

Predicciones para el futuro

➜ El primer escenario sería por el que abogan y creen factible los bancos centrales. Sería el de un enfriamiento de la economía y leve recesión sin causar un aumento alto del desempleo.

En este escenario, en los próximos meses conseguirían ir bajando la inflación hasta que para el año que viene o el siguiente esté entre el 2 y el 4%.

Siendo así no tendrían que subir los tipos mucho más y conseguirían enfriar las subidas del precio de la vivienda y de los alimentos, así como el de la energía, pero sin causar un desplome en forma de V en el consumo.

Lo cual permitiría a las empresas no acudir a despidos masivos y no frenaría en seco la economía.

Ante esta situación, la bolsa no sufriría demasiado y ante las bajadas de tipos de interés podríamos ver cómo iría recuperando fuerza y subiendo de valor paulatinamente.

➜ El segundo escenario es un poco más pesimista, y es una situación donde las subidas de tipos de interés tan agresivas que hemos visto realmente afectan más de lo que los banqueros centrales estimaban a la economía.

Causando una recesión grave y generalizada con despidos masivos y un frenazo en seco a los beneficios empresariales, llevando a caídas adicionales a las acciones mundiales y también al real estate.

Acudiendo a los pronósticos de los principales bancos de inversión, vemos que la mayoría se encuentran en una horquilla entre 3900 y 4200 puntos para el SP500.

Teniendo en cuenta que hoy cotiza en 3936, se podría decir que los analistas de Wall Street consideran más factible el escenario número 1 donde el mercado poco a poco vaya recuperando terreno mientras la inflación remite sin ser necesarias más subidas de tipos de interés.

En mi opinión, creo que va a ser una mezcla del escenario 1 con una inflación que irá remitiendo ya que los consumidores no tendrán pulmón para gastar al mismo ritmo que lo estaban haciendo previa subida de hipotecas y alimentos y energía.

Esta remisión de la inflación permitirá ir reduciendo tipos de interés, lo que irá amortiguando la recesión sin llegar a causar caídas agresivas.

Teniendo en cuenta todo esto, mi posición de inversión para los siguientes 12 meses es clara:

Mis inversiones

➜ En primer lugar, sigo comprando y aportando a mis posiciones de fondos indexados totalmente diversificados geográficamente y entre sectores los cuales creo que cuando remita la inflación van a verse muy muy beneficiados.

➜ Sigo aportando entre un 10 y un 15% de mi cartera a bitcoin, que sufrió mucho en 2022, pero lleva un buen 2023. Creo que de cara al siguiente halving que ocurrirá en 2024 puede verse muy beneficiado.

➜ Y finalmente empiezo a guardar un colchón de dinero en liquidez para potenciales oportunidades que puedan presentarse derivadas de estos tipos altos de interés.

Aquí específicamente estaré centrado en oportunidades en inmobiliario y en inversiones alternativas.

Es posible que de ser una recesión relativamente fuerte haya personas con necesidades rápidas de liquidez que tengan activos buenos que necesiten soltar a precios muy atractivos. Sea pisos, o relojes exclusivos o incluso algún negocio.

Es la parte de la cartera más por diversión, aunque sinceramente no tengo mucha esperanza, ya que en realidad creo que especialmente en el sector inmobiliario no veremos chollos.

  • Como el que pude aprovechar en 2015 comprando un piso en Madrid por 120.000€ y vendiéndolo en 2022 por 190.000€. Hablo sobre esta operación en este artículo.

Especialmente curioso es el dato de US donde el 99% de los propietarios de vivienda tienen hipotecas mejores a las que se ofrecen actualmente, y en España también ocurre lo mismo.

Conclusión

Muchas personas tienen viviendas con hipotecas a plazo fijo muy muy bajas y no tienen incentivo para venderla, ni aunque teóricamente bajen de precio, ya que la nueva que compren deberá ser en peores condiciones de financiación.

Sumado esto a la falta de stock de vivienda que año a año es menor por la falta de obra nueva, no creo que veamos caídas superiores al 5% o 15% máximo.

Por tanto, simplemente seguiré centrado en seguir haciendo crecer mi portafolio principal que es el de fondos indexados.

Es el que considero más seguro y rentable a largo plazo, donde a modo de curiosidad, además, en los últimos 50 años solo hubo dos periodos donde el S&P 500 bajó de manera consecutiva dos años seguidos.

Si quieres aprender a invertir de forma inteligente y optimizar al máximo tus finanzas personales, ya puedes acceder a mi formación LINVEST CLUB.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas