elegir seguro vida

¿Cómo elegir un buen seguro de vida?

Un buen seguro de vida es una inversión en tranquilidad y seguridad, pero la línea que separa lo que realmente necesitas de lo que las aseguradoras quieren que compres es muy fina.

Saber en qué fijarte al elegir el seguro de vida, qué coberturas son importantes, qué partes de la póliza son prescindibles y cuál es el precio adecuado son las claves para distinguir el grano de la paja. Y eso es precisamente lo que vamos a ver.

¿Cómo funciona un seguro de vida?

Para escoger un seguro de vida, un fondo de inversión y cualquier producto financiero en general necesitas conocer sus claves y su funcionamiento.

Quien más y quien menos, tiene una idea de qué es un seguro y sus bases, pero eso no quiere decir que necesariamente entienda las palancas que mueven su precio, por ejemplo.

En esencia, en un seguro, la aseguradora se compromete a indemnizarte si se da alguno de los supuestos cubiertos en la póliza.

Para el seguro de vida, el supuesto principal es el fallecimiento, aunque hay otros, como veremos más adelante.

Si mueres, la compañía pagará el dinero pactado a los beneficiarios. Por esa prestación, tú tendrás que pagar la prima del seguro (su precio anual). Así es como funciona un seguro de vida de forma muy resumida.

Y estas son las partes que intervienen y que debes tener claras. Muchos de los errores al contratar un seguro de vida y cualquier otro seguro en general, vienen de aquí.

El tomador del seguro. Es quien contrata la póliza y no tiene por qué coincidir con el asegurado.

El asegurado. Es la persona que está cubierta por el seguro, por quien la aseguradora pagará en caso de fallecimiento o invalidez.

El beneficiario. Es quien cobrará el dinero del seguro. En caso de invalidez, será el asegurado, pero en caso de fallecimiento, puedes elegir quién recibirá la indemnización (te recomiendo que lo hagas siempre). Si no dices nada, los beneficiarios serán tus herederos o el banco en un seguro de vida vinculado a la hipoteca.

La aseguradora. Es quien emite la póliza y asume los riesgos derivados de la misma.

La póliza, con sus coberturas, límites y exclusiones. La póliza es el contrato del seguro, que refleja lo que cubre, por cuánto dinero y en qué casos. En un seguro de vida, es importante fijarse en la cantidad que cubre y los motivos (más adelante lo veremos en detalle).

La prima del seguro. Es el coste de la póliza, lo que pagas por tu seguro de vida.

Esa prima puede ser fija o variable.

⇒ En la prima fija, el precio del seguro de vida se mantiene estable, pero se reduce la cantidad asegurada cada año en la renovación.

⇒ En la prima variable, la cantidad asegurada se mantiene, pero a cambio, la prima aumentará cada año que estés asegurado. La razón es que, a mayor edad, mayor riesgo asume la aseguradora, lo que se traslada al precio del seguro.

¿Qué coberturas puede incluir el seguro de vida?

Las coberturas son el corazón del seguro y una de las claves para seleccionar el seguro de vida adecuado para ti.

¿Y cuáles son esas coberturas?

Porque una póliza de vida no se limita a indemnizar a tu familia o pareja en caso de fallecimiento, incluye otras coberturas que también son interesantes:

  • Cobertura por fallecimiento. Es la que da nombre al seguro, cubrir tu vida. A partir de ahí, puede cubrir cualquier tipo de fallecimiento o determinar ciertas exclusiones como fallecimiento por accidente.
  • Cobertura por invalidez. Cubre casos de invalidez no incapacitante, como perder un dedo, la mano, una pierna… Puedes ser inválido, pero no incapaz. Por eso son coberturas diferentes.
  • Cobertura por incapacidad. Cubre la incapacidad para desarrollar tu trabajo e incluso cualquier otra profesión.
  • Garantía de adelanto de capital en caso de enfermedad grave. Es una garantía que te adelanta o paga un dinero a fondo perdido para enfermedades graves y casos de cáncer, por ejemplo.
  • Garantía de doble capital en caso de fallecimiento por accidente de tráfico. Muy habitual entre las personas con familia como una forma de dar protección adicional a los hijos.
  • Garantía de adelanto de los gastos de sepelio. La aseguradora adelantará el coste del funeral y los gastos de sepelio (normalmente hasta una cantidad que ronda los 5.000 €).

Estas son las coberturas y garantías más habituales en los seguros de vida a las que las aseguradoras suelen sumar cosas como segunda opinión médica e incluso sesiones de fisioterapia.

🤔 ¿Sabes por qué?

Porque el coste para ellas es residual cuando se trata de grandes grupos que ya ofrecen seguros de salud, por ejemplo.

Con ese añadido buscan diferenciarse y captar tu atención (a veces también aumentar un poco el precio del seguro).

¿Cuánto capital necesitas asegurar?

El precio del seguro de vida gira en torno a tres elementos:

[1] Tu edad. Cuanto más mayor, mayor será también la prima.

[2] Tu situación particular, que incluye tu profesión y estado de salud, entre otras cosas.

[3] El capital que quieres asegurar.

De los tres, el único que depende de ti es el capital que quieres asegurar.

Por eso es tan importante acertar con el dinero que vas a poner en el seguro de vida.

¿Qué cantidad es adecuada?

Lamentablemente, no hay una cifra mágica universal. Debes asegurar una cantidad adecuada para tus necesidades.

La recomendación general es asegurar entre 4 y 5 años de tus ingresos como poco, además de dejar pagadas deudas como la casa.

Sin embargo, eso puede quedarse corto para una familia con hijos pequeños y ser demasiado por otra cuyos hijos son mayores trabajan. Además, tampoco es lo mismo una pareja donde los dos ganan lo mismo que otra en la que existe una gran diferencia salarial.

¿Entonces, qué debo hacer?

Empieza por pensar qué quieres dejar atado si tú no estás o si a ti te pasa algo que te impida trabajar.

Después, ponle números en euros a esos objetivos y asegura la cantidad resultante.

Claves para elegir tu seguro de vida correctamente

Con lo que acabas de aprender, solo queda buscar el mejor seguro de vida para tus necesidades.

Estos son 5 consejos para escoger y contratar esa póliza:

¿Qué y a quién quieres proteger? Cuantía y beneficiarios

El seguro de vida es una herramienta para proteger y comprar tranquilidad.

1️⃣  Lo primero que debes saber para escoger un seguro es qué vas a cubrir. Eso te ayudará a dar con la cantidad que necesitas asegurar y las coberturas, de las que hablaremos ahora.

2️⃣ Lo segundo es a quién vas a cubrir, que normalmente será a quien designes como beneficiarios del seguro. Un pequeño consejo en este punto, establece siempre un beneficiario, especialmente si quieres que tu pareja reciba ese dinero.

En caso contrario, quien cobrará serán tus hijos (si los tienes) junto con tu pareja si estás casado o tus ascendientes (padres y abuelos) si no tienes hijos y no estás casado. Estas son las cosas que tiene nuestro derecho Civil sobre las herencias y quiénes son los herederos legales y forzosos.

¿Qué coberturas quieres incluir?

La cobertura de fallecimiento siempre está presente, pero las de incapacidad e invalidez suelen ser opcionales e incluso ir en pack bajo una sola.

Es habitual no contratarlas para reducir el precio del seguro. Personalmente, creo que son importantes y que deberían estar presentes en mayor o menor medida.

A partir de ahí, hay coberturas que no serán tan interesantes y garantías que no usarás en la vida, como la segunda opinión médica que, sin embargo, tienen su impacto en el precio.

🧐 Recuerda que puedes tener varios seguros de vida, como veremos ahora.

¿Cuántos seguros necesitas?

Te lo acabo de decir: puedes contratar varios seguros de vida y puede tener mucho sentido hacerlo.

Por ejemplo, siguiendo con el caso anterior. Te puede interesar asegurar una suma de 400.000 € en caso de fallecimiento, pero solo 200.000 € para incapacidad.

¿Cuál es la solución?

Contratar dos seguros, uno que cubra fallecimiento e incapacidad y otro que solo cubra fallecimiento.

Esto es especialmente útil cuando hay una hipoteca (más adelante lo vemos en detalle).

Revisa límites y exclusiones

Todos los seguros incluyen límites a las coberturas y exclusiones. Los primeros marcan la cantidad máxima que te abonarán.

Por ejemplo, el seguro te puede adelantar parte del dinero para gastos de sepelio, con un límite específico.

Los segundos son situaciones donde el seguro no te cubrirá, como en caso de muerte intencionada o suicidio, muerte bajo los efectos del alcohol o en caso de conflictos bélicos. Una exclusión muy habitual son los deportes de riesgo, especialmente en competiciones deportivas.

La aseguradora que te cubre

Una cuestión que se tiende a pasar por alto con el seguro de vida es la compañía que te va a cubrir, algo que sí se suele analizar en un seguro de coche o del hogar.

La razón es que hay más opiniones sobre qué taller usa el seguro de coche o si el seguro de hogar ha cumplido que con un seguro de vida. El seguro de vida se ha convertido en una suerte de commodity donde lo que prima es el precio.

Y en términos de precio, las aseguradoras más pequeñas son las que ofrecen una prima más baja. Eso sí, después pueden surgir inconveniente como que sean más lentas con los trámites, que exijan más papeleo o que, simplemente, tarden más en pagar.

Para evitar sorpresas, busca opiniones de los clientes en foros y páginas especializadas.

¿Con quién contratar el seguro de vida?

Más allá de la aseguradora concreta, también puedes aprovechar la figura de un corredor de seguros para que te acompañe y te ayude en la elección del seguro.

Este tipo de profesionales trabajan con varias aseguradoras y cuentan con dos ventajas:

1. Manejan volúmenes importantes de pólizas, lo que les permite ofrecer mejor precio.

2. Conocen el funcionamiento de las aseguradoras, lo que les permite agilizar trámites y ayudarte si tienes cualquier incidente.

En el caso del seguro de vida, será quien se encargue de realizar todos los trámites con la aseguradora en tu nombre.

La edad máxima de contratación de un seguro de vida

Por último, la mayoría de seguros tienen una edad límite de contratación y renovación.

Cada aseguradora tiene su propia política, pero lo más habitual es que la edad máxima de contratación sea los 64 años y la de renovación los 75 años.

¿Qué seguro de vida escoger?

Para ponértelo fácil, te dejo una lista con los mejores seguros de vida en relación calidad precio y una selección de los más baratos. 

¿Cómo escoger el seguro de vida para la hipoteca?

Los seguros de vida de la hipoteca son especiales por tres razones.

1️⃣ La primera es que el capital asegurado se reduce con el tiempo, algo que no tiene por qué ocurrir con el resto de seguros de vida.

2️⃣ La segunda es que el beneficiario de la póliza normalmente es el banco. Esto que puede parecer algo negativo, en realidad tiene su sentido.

Al cobrar el banco, se evita el pago de impuestos y se optimiza el capital para paga la hipoteca. De otra forma, pagarías impuestos, cobrarías y podría no ser suficiente para pagar la hipoteca.

Además, recuerda que puedes tener más de un seguro de vida. El de la hipoteca servirá para pagar el préstamo y puedes añadir uno particular para los gastos de tus seres queridos.

La segunda particularidad del seguro de vida de la hipoteca es que normalmente se contrata con el banco y como parte de la hipoteca, porque así el interés que se paga es menor. Esa bonificación no siempre compensa.

La forma de elegir seguro de vida para la hipoteca es enfrentar el seguro del banco y su bonificación a un seguro que puedes contratar en el mercado libre.

Para hacer cálculos solo tienes que:

[1] Calcular el coste del seguro del banco.

[2] Averiguar cuánto pagarás de hipoteca al año con y sin el seguro. La diferencia entre esas dos cantidades es tu margen para encontrar un seguro diferente y ahorrar.

[3] Buscar un seguro de vida que cubra la cantidad de la hipoteca por un precio inferior.

Vamos a verlo con un ejemplo:

🤔… Imagina que el seguro de vida del banco cuesta 550 € y que te bonifica 0,25 puntos en la hipoteca, lo que se traduce en 250 € al año. Tu presupuesto para encontrar un seguro y ahorrar es de 300 €.

Si consigues una póliza por un importe menor, te compensará, por lo menos en términos financieros.

Conclusión

Saber elegir un buen seguro de vida es cuestión de tener claro qué quieres cubrir y con qué cantidades.

A partir de ahí, solo se trata de revisar bien las coberturas y exclusiones de la póliza y de comparar precios.

Con estos simples consejos podrás dar con una póliza a tu medida, que cubra lo que tú quieres y al mejor precio.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas