ahorro vs inversion

¿Cuál es la diferencia entre ahorrar e invertir?

¿Tienes algún tipo de confusión sobre los términos ahorro e inversión?

Si es así, no te preocupes, se trata de dos conceptos que van tan unidos, que a veces es complejo entenderlos en toda su extensión.

¿Quieres resolver esas dudas ¡Pues has llegado al lugar indicado!

Lo cierto es que creo firmemente que entender bien la diferencia entre ahorro e inversión (y también sus puntos de unión) es un paso muy importante para la toma de decisiones financieras inteligentes, y por extensión, para mejorar tu salud económica.

Así que, vamos a ponernos manos a la obra. Trataremos de entender juntos qué es el ahorro, qué es la inversión, cómo se interconectan, cuáles son sus ventajas, sus desventajas, y también revisaremos estrategias prácticas de ambos términos.

¡Vamos allá!

diferencia entre ahorro e inversión

El ahorro

Cuando se habla de ahorro, hacemos referencia a una práctica que realmente es casi tan antigua como el dinero: guardar una parte de tus ingresos para el futuro.

Desde versiones muy primarias del ahorro (te acuerdas de aquello del dinero bajo el colchón) hasta la sofisticación de productos financieros como las cuentas bancarias, todo se trata de lo mismo: dar el primer paso para obtener seguridad financiera.

🤔 Pero, ¿por qué es tan importante ahorrar?

Bueno, esto es sencillo de explicar, el ahorro es, básicamente, reservar parte del dinero que no gastamos hoy para poder utilizarlo el día de mañana. La idea es la protección ante imprevistos o cumplir metas sin la necesidad de acudir al endeudamiento.

Por ejemplo, imagina que quieres irte de vacaciones, renovar tu bici o, simplemente, crear una figura tan importante para tus finanzas como el fondo de emergencia. Ahí es donde el ahorro brilla con luz propia.

Ventajas del ahorro:

Seguridad: Saber que tienes un respaldo económico te da una tranquilidad inmensa. Poder dormir tranquilo sabiendo que puedes enfrentar imprevistos es, sin duda, la mayor ventaja.

Accesibilidad: ¿Necesitas el dinero ahora? Sin problema, lo tienes a mano. La liquidez es un punto fuerte del ahorro.

Bajo riesgo: Aquí no hay sorpresas desagradables. Tu dinero estará donde lo dejaste, sin los vaivenes del mercado financiero.

Desventajas del ahorro:

Ahora bien, no todo son buenas noticias, también puedes encontrar desventajas en el ahorro con el dinero inmovilizado:

Rentabilidad baja: Tu dinero está seguro, sí, pero crece poco (o nada). La inflación puede hacer que, con el tiempo, ese dinero valga menos en términos de poder adquisitivo.

Dificultades para alcanzar objetivos a largo plazo: Para metas más ambiciosas, como la jubilación o comprar una casa, el ahorro solo podría no ser suficiente.

El ahorro puede ser útil en situaciones como:

👉 Para metas a corto plazo: Si tu objetivo es irte de vacaciones el próximo verano, calcula cuánto necesitas y divide esa cantidad por los meses que faltan. Así sabrás cuánto ahorrar cada mes.

👉 Maximizar ahorros: A través de cuentas de ahorro con la mejor tasa de interés. Aunque sea poco, es mejor que nada. Y, por supuesto, establece un presupuesto para no gastar más de lo necesario. Un buen ejemplo lo tienes en la cuenta al 2,5% de MyInvestor.

– Por lo tanto, ya sabemos que el ahorro nos permite la construcción de un colchón de seguridad, y que es un buen paso para comenzar una vida financiera saludable. Pero, no es el único paso.

Lo más probable, es que, para metas y objetivos a más largo plazo, como por ejemplo un buen complemento para la jubilación, el ahorro como tal no es todo lo eficaz que cabría esperar. Y ahí es donde entra en juego la inversión.

Ahorrar es el primer paso hacia una vida financiera saludable. Te permite construir ese colchón de seguridad que todos necesitamos. Eso sí, es solo el inicio. Para metas más grandes, es probable que necesitemos algo más que una simple cuenta de ahorro. Pero, ¡eso lo veremos en la siguiente sección!

cómo ahorrar e invertir

La inversión

Explicar qué significa invertir es realmente sencillo: poner tu dinero a trabajar para ti. Así de simple. Lo que buscas es obtener una rentabilidad superior a la que conseguirías simplemente inmovilizando dinero, y más allá, a través de instrumentos que no te proporcionan rentabilidad o remuneración. Pero, claro, esto conlleva sus propios riesgos y desafíos.

📈 Invertir es emplear tu dinero en activos que esperas que aumenten de valor con el tiempo o que generen ingresos. Puede ser desde comprar acciones en la bolsa hasta invertir en un fondo indexado o adquirir una propiedad para alquilar. El objetivo es claro: hacer que tu dinero crezca y, de ser posible, superar la inflación para aumentar tu poder adquisitivo a largo plazo.

Ventajas de la inversión

Potencial de mayor rentabilidad: A largo plazo, como concepto, la inversión suele ofrecer retornos superiores al ahorro.

Diversificación: Invertir te permite distribuir el riesgo entre diferentes tipos de activos.

Cumplir objetivos a futuro: La inversión es clave para metas a largo plazo, como la jubilación o la educación de tus hijos. Desventajas de la Inversión

Riesgos de la inversión

Obviamente, invertir también implica ciertas desventajas o riesgos:

Riesgo de perder dinero: Las inversiones pueden perder valor. El mercado es volátil, y no hay garantías.

Falta de liquidez: Algunas inversiones, como bienes raíces, pueden tardar en convertirse en efectivo si necesitas acceder a tu dinero rápidamente.

Necesidad de conocimiento: Invertir requiere de una cierta educación financiera y estar al tanto de las tendencias del mercado.

Cosas importantes a comentar:

Hay algunas cuestiones que me gusta resaltar siempre cuando se habla de invertir, o de comenzar el proceso de inversión.

➜ La primera de ellas es que no se necesita ser millonario para invertir. En la actualidad existen herramientas de inversión tan completas como los fondos indexados, en las que puedes participar con bajas aportaciones.

➜ Otra cuestión importante es la diversificación. Ya que el concepto de inversión nos permite elegir activos o fórmulas diferentes, lo ideal es aprovecharlo. De esta manera vas a repartir el riesgo, puede que uno de los activos no funcione como esperabas, pero se compensará con el funcionamiento de los demás.

➜ Por último, la educación financiera siempre es importante. Es cierto que no necesitas ser un financiero experto para construir una cartera de inversión saludable.

Pero también es cierto que tener conocimientos, y participar de manera activa en comunidades como la que propongo en Formúla Linvest, es una gran idea para tu bolsillo.

La inversión es una herramienta poderosa para construir tu futuro financiero, pero es importante abordarla con conocimiento y precaución. No se trata de apostar, sino de tomar decisiones informadas para hacer crecer tu patrimonio de forma sostenida.

Comparativa práctica de ahorrar vs invertir

Hasta ahora he analizado el ahorro y la inversión de manera separada. Sin embargo, hay algo fundamental que no debes pasar por alto: aprender a ahorrar es esencial para poder aprender a invertir.

Aunque te voy a presentar una tabla comparativa, no deberías entender el ahorro y la inversión como una competencia entre sí, más bien, lo ideal es entenderlo como un viaje financiero donde estamos determinados pasos y el ahorro es el primer paso que nos lleva hacia la inversión. 🌱→🌳

Aspecto
Ahorro

Inversión
Objetivo➜ Construir una base financiera sólida.➜ Aumentar tu patrimonio a largo plazo.
Rentabilidad➜ Baja, pero segura.➜ Potencialmente alta, con mayores riesgos.
Riesgo➜ Mínimo. Tu dinero está seguro.➜ Mayor, depende del mercado.
Liquidez➜ Inmediata. Acceso cuando lo necesitas.➜ Puede requerir tiempo para obtener ganancias.
Educación Financiera➜ Básica.➜ Fundamental para tomar decisiones informadas.

Honestamente, creo que es muy difícil aprender a invertir bien si no sabes ahorrar. El ahorro te prepara para emergencias, para metas a corto plazo, pero también es la base sobre la que construirás la disciplina de las aportaciones del capital necesario para invertir.

Si no tienes una buena práctica de ahorro, puede resultar realmente difícil disponer de las aportaciones sistemáticas que requiere la inversión a medio/largo plazo.

Tres cosas fundamentales que obtendrás como inversor a través del ahorro son las siguientes:

✅ La disciplina financiera necesaria: El ahorro te va a enseñar a ser disciplinado con tus finanzas, y esto es un requisito básico para cualquier perfil de inversor. Cuando eres capaz de ahorrar de manera regular, demuestras tu capacidad de gestión de tu dinero.

✅ La construcción del fondo de emergencia: Esto es una obligación previa a cualquier tipo de inversión a la que se llega a través del ahorro. Se trata de construir un colchón financiero que te proteja ante imprevistos sin necesidad de liquidar tus inversiones a precios desfavorables.

✅ Construcción y aportaciones al capital de tus inversiones: lógicamente, es a través del ahorro y la disciplina de ahorro, como vas a lograr obtener el capital inicial para invertir. De igual el tamaño de ese capital, recuerda, este es el primer paso en el viaje de la inversión.

Y ahora, en este punto, es cuando se entrelazan el arte y la ciencia de las finanzas personales: balancear entre la seguridad del ahorro y el potencial de crecimiento de la inversión.

inversiones

Estrategias integradas de ahorro e inversión

Una vez que comprendemos la importancia tanto del ahorro como de la inversión, el siguiente paso es integrar estas dos prácticas en una estrategia financiera coherente.

No se trata de elegir uno sobre el otro, sino de utilizar ambos de manera inteligente para asegurar nuestro bienestar financiero presente y futuro.

Combinando ahorro e inversión, ejemplo 50-30-20

Lo primero de todo es establecer lo que podríamos definir como una regla de oro: primero paga a tu futuro yo. Esto significa que antes de realizar cualquier tipo de gasto a partir de tus ingresos, destines una parte de ellos al ahorro y otra a la inversión.

🔍 Aquí quiero hacer una puntualización: lo anterior no es una ciencia exacta. Por ejemplo, si aún no tienes un fondo de emergencia, puedes destinar todo el ahorro a construirlo. O si la base de tu ahorro es sólida, puedes destinar más proporción a invertir.

Hay muchas fórmulas e ideas para equilibrar el ahorro y la inversión. Usar la regla 50/30/20 es una de las más comunes:

  • 50% de tus ingresos se destina a necesidades
  • 30% a deseos y gastos no imprescindibles
  • 20% entre ahorro e inversión.

Ahora, ¿cómo dividir ese 20%?

– Aquí entran en juego tus objetivos personales, tu horizonte temporal y tu tolerancia al riesgo.

– Podrías empezar con un 15% para ahorro y 5% para inversión y ajustar conforme tus ahorros crezcan y te sientas más cómodo invirtiendo.

🔍 ¡Pero ojo! Esta regla es una entre muchas. Tienes por ejemplo a los defensores del movimiento FIRE y la frugalidad que apuestan, precisamente, por recortar gastos, necesitar menos y rentabilizar más.

Ideas para una integración eficaz de ahorro e inversión

  1. Fondo de emergencia: Antes de todo, asegúrate de tener un fondo de emergencia de 3 a 6 meses de gastos. Esto va en la parte del ahorro. Puedes ver más en este artículo.
  2. Objetivos a corto plazo: Para metas a corto plazo (menos de 5 años), prioriza el ahorro. La seguridad y la liquidez son claves aquí.
  3. Objetivos a medio/largo plazo Para metas a más largo plazo, como la jubilación o la educación de tus hijos, la inversión debe ser tu foco. Aquí es donde puedes permitirte asumir más riesgo en busca de una mayor rentabilidad.
  4. Automatización: La mejor forma de asegurarte de seguir esta estrategia es automatizar tanto el ahorro como la inversión. Programa transferencias automáticas a tus cuentas de ahorro e inversión cada mes, justo después de recibir tu salario.

Eso sí, recuerda que los objetivos van a ir modificándose con el tiempo.

Esto significa que, necesariamente, también vas a tener que realizar revisiones y modificaciones de tus estrategias. Los ajustes de porcentajes entre ahorro e inversión son una parte de estas revisiones.

Herramientas y recursos

Una vez que ya hemos realizado todo este recorrido juntos, es el momento de aportar algún valor añadido, y lo hace en forma de algunas herramientas que son las que te pueden ayudar a gestionar tu estrategia.

Piensa que hay que mantener todo en orden y hay que seguir progresando hacia sus objetivos.

💡 Afortunadamente la tecnología nos ha permitido acceder a un gran volumen de ayuda, algo que era impensable hace 20 o 30 años atrás.

Algunas de estas herramientas de ayuda serían:

  • Apps de presupuesto: Te ayudan a crear y seguir un presupuesto, asegurándote de que estás ahorrando e invirtiendo según tus planes.
  • Plataformas de Inversión: Como MyInvestor o Trade Republic, que se convierten en espacios seguros en los que invertir y diversificar.
  • Calculadoras de Ahorro e Inversión: Herramientas como mi calculadora de interés compuesto o la calculadora de jubilación del ministerio de Segurida Social pueden ser de gran ayuda para planificar tus finanzas.
  • Automatización Bancaria: Muchos bancos y plataformas de inversión ofrecen la posibilidad de crear subcuentas o programar transferencias automáticas hacia fondos de inversión o cuentas de ahorro. Esta es una manera excelente de automatizar tu estrategia financiera.
  • Formación y comunidad: propuestas como Fórmula Linvest te permiten acceder al conocimiento necesario para invertir y ahorrar de manera inteligente, a la par que acceder a una comunidad donde recibir mucho retorno de conocimiento.

Armado con estas herramientas y recursos, estás bien equipado para tomar el control de tu salud financiera.

Recuerda, el viaje hacia la libertad financiera es personal y único para cada uno. No hay una fórmula mágica que funcione para todos, pero con la estrategia adecuada, disciplina y las herramientas correctas, estás en el camino hacia el éxito.


Descarga gratis
el ebook con los 4 activos más rentables para invertir en 2024.

Entradas Recientes

Entradas Relacionadas